¿Puede el amor sobrevivir a un Tsunami?

post_blog_001
No logro superar esta ruptura
15 noviembre, 2016
plantilla_postblog_silviacongost_annaysusdudas
Ana y sus dudas
19 diciembre, 2016
Show all

¿Puede el amor sobrevivir a un Tsunami?

plantilla_postblog_silviacongost_tsunami

¿Puede el amor sobrevivir a un tsunami? ¿Pueden el cariño, el respeto, la madurez y la empatía más honesta y profunda mantener vivo un amor que ha estado brutalmente herido?

Si algo me han enseñado (y me siguen enseñando) todos estos años de trabajo con cientos de pacientes es que si la herida o la enfermedad no es mortal, sí que podemos acabar con ella y sobrevivir y rebrotar y volver a florecer con más y más fuerza de la que habíamos sentido nunca antes.

Hay ocasiones en las que dos corazones no se encuentran en el mejor momento. Cargamos mochilas llenas de historias tristes, escondemos heridas que aún no están curadas y nuestros recuerdos pasados no nos dejan en paz. Intentamos reconstruirnos y allí, sin buscarlo ni esperarlo aparece el amor. Golpea tímidamente la ventana de nuestros latidos y nos agita justo cuando parecía que empezabamos a sentir paz.

Nadie elige cuando se enamora, de qué manera, ni de quién. Aun así, si el momento no es el correcto, junto a esos envidiables momentos de seguridad y confort, pueden aparecer sombras disfrazadas de dudas que no nos dejan vivir ese momento desde el bienestar.

¿Estaré sintiendo lo que debo sentir? Otras veces he sentido mucho más, ¿será que no siento suficiente? ¿Tal vez esto no es un enamoramiento real? ¿Debería irme?

Pero junto con las dudas, si lo analizamos des de la razón, no queremos perder esa persona, ya que encaja con lo que buscamos y nos aporta calma, templanza y paz. También hay cosas que no nos gustan tanto pero la pregunta es, ¿podemos hablarlas? ¿Puedo expresarle lo que no me gusta, me entristece o me molesta? Si no puedo (ya sea porque se enfada, porque me dice que es una tonteria o porque simplemente no me entiende), eso será una herida mortal y no habrá nada que hacer. Duraremos más o duraremos menos pero iremos de cabeza hacia la infelicidad más absurda y esclavizante.

Pero si sentimos que hablamos el mismo idioma, que nos expresamos y nos entendemos, que tras nuestras conversaciones nos sentimos reconfortados ya que resolvemos enigmas que no vuelven a surgir, entonces nos iremos acercando más y más.

Aun así, puede que avancemos con cautela y que no nos permitamos soltarnos completamente. Puede que no nos entreguemos al otro de manera abierta y confiada. ¿Miedo? Tal vez. Y tal vez puede ser que esa distancia aparentemente incontrolada acabe produciendo heridas profundas…pero puede que no sean mortales.

Puede que aparezca alguien más que vuelva a sacudir nuestros latidos y que nuestra sangre se agite y nuestro cuerpo vibre y nos pida más. Pero esas historias acostumbran a ser paraísos inventados, oasis imaginados a medida, pero que cuando te acercas un poco más desaparecen y nos dejan sumidos en el más profundo de los vacíos.

A veces no nos encontramos en el mejor momento para ambos. Pero a veces, si nuestra herida no es mortal podemos volver a encontrarnos, despues del tsunami y que nos demos cuentas que somos dos supervivientes con ganas de vivir y de vibrar.

A veces una infidelidad nos obliga a detenernos y a sumergirnos allí donde más nos dolía, a enfrentarnos a nuestros propios miedos, deshaciendo aquellas sombras oscuras y derritiendo los viejos fantasmas a los que ya no queremos alimentar.
Y si lo hacemos juntos, de la mano, mirando hacia una misma dirección y avanzando con pasos firmes, sinceros y maduros, podemos llegar a sentir el amor que tras recuperarse de aquella oscura agonía, vuelve de nuevo a vibrar.

9 Comments

  1. Fernando Pol dice:

    Que reflexión tan interesante y esperanzadora, Silvia. Tiene más valor porque lo cuenta alguien que ha visto muchas historias así debido a su trabajo.

  2. Eva dice:

    Esta es justamente mi historia y os puedo assegurar que si se hacen esfuerzos sinceros las segundas partes si que son buenas, mucho mejores q las primeras!

  3. Ariadna dice:

    Buenas tardes, escribo porque no sé a quien preguntar…
    A día de hoy me he separado de mi novio tras 18 años de relación (tengo 40 años), vivíamos juntos desde hace once años y ahora mismo cada uno duerme en pisos diferentes. El motivo ha sido falta de confianza por mi parte.
    Todo sucedió cuando de manera casual descubrí que llamaba a prostitutas para masturbarse. Jura y perjura que sólo han sido llamadas. Ha tardado días en reconocer que es desde hace mucho tiempo (unos 3 años) y que la cosa jamás fue a más a pesar de que lo hacía casi a diario. Hemos pasado por momentos malos en lo que se refiere a la sexualidad (falta de deseo por mi parte, y problemas de erección en otros momentos por la suya). El se justifica con que cuando vamos a tener relaciones se preocupa mucho porque yo disfrute y él se queda en segundo plano (aunque claramente también disfruta mucho), entonces se masturba porque eso sólo depende de él y no tiene que esforzarse.
    A toro pasado, se ha dado cuenta que no es sano llamar tanto para masturbarse y que me ha defraudado por no contarme las necesidades que tiene y que siente mucho la falta de confianza que ha tenido conmigo. Que me quiere mucho y que le de una segunda oportunidad. De él salió buscar un psicólogo para que le ayudase a entender lo que hacía tan habitualmente. Desde entonces dice que no ha vuelto a llamar a ningún teléfono de esos.
    El asunto es, que tras enterarme de esto, sin haberme imaginado nunca jamás que hiciera algo así ni que lo necesitase tan habitualmente, desesperada contacté con un psicólogo que me atendió muy rápido. Me escuchó y me calmó, que si desde la discusión no había vuelto a llamar que no creía (“sin tener bola de cristal”) que tuviese una adición. También me expuso que si llegado el caso querría yo también ir a terapia a la vez en el alguna ocasión y le dije que no tenía ningún problema, todo por intentar comprender y arreglar el tema.
    Hablé con mi pareja y le comenté que podía acudir a este psicólogo. Ha estado ya en dos ocasiones. La primera para exponer su caso (le comentó que él necesitaba terapia y aceptaba el caso) y una segunda cita en la cual le ha comentado que no hable conmigo sobre su terapia. ESTO ES NORMAL?
    El psicólogo le preguntó en la primera cita si a él le molestaría que me atendiese si yo lo solicitaba y mi pareja dijo que no.
    Esta forma de actuar por parte del psicólogo es una conducta HABITUAL? NO HABLAR CON TU PAREJA DE LA TERAPIA? no sé, yo además de mi falta de confianza no sé como actuar si no sé por donde va la terapia de mi pareja. Me podéis ayudar? Muchas gracias!

    • Mónica dice:

      Hola, en mi humilde opinión que he ido a terapia durante bastante tiempo te diría que sí es normal, es un trabajo que tiene que hacer él independientemente de ti, él es el que está en terapia y está dispuesto a solucionar su problema y solo a él y al terapeuta les concierne lo que durante la sesión se trate… creo que es lo más prudente y sano para tu pareja y para ti. Otra cosa es que por tu parte quieras hacer un trabajo terapéutico para sobrellevar esta situación y por la misma lógica sería algo entre tu terapeuta y tú. Saludos y ánimo.

  4. Belita dice:

    Es muy bonito lo que dices, Silvia. Y como dice Fernando, muy esperanzadoras tus palabras.
    Eso he pasado yo con mi ex novio, un auténtico tsunami. Lo que más deseo es que volvamos a encontrarnos de nuevo, que volvamos a caminar juntos, queriéndonos más aún que antes.
    Gracias Silvia

  5. Sandra dice:

    Puede el amor sobrevivir a un tsunami? Es un articulo que me da esperanza, pero es relamente posible, en una relación como la mia? Llevo 7 años con mi pareja, tengo dos hijos con el y otra niña de 11 años de otra relación anterior.
    Estos 7 años han sido muy intensos, diria q lastimosamente ha habido mas malos que buenos momentos. Ha habido violencia verbal y este verano fisica, aunque fueron solo dos.bofetadas fuerte s en la cara, yo estaba embarazada de 8 meses, este episodio desperto algo en mi y no he vuelto a ser la misma con el. Me.veo incapaz de ser cariñosa con el, y el simple hecho de imaginarme tener intimidad.con el me genera ansiedad.
    Estos siete años, hemos vivido situaciones rocambolescas, creo q no sabe beber, es incapaz de beber una copa y decir basta, necesita acabar bebido no puede parar.
    No quiero ser una victima, no soy una santa tampoco y creo que tambien cometi fallos, involucre demasiado a mis padres en nuestra relacion.
    Se puede salvar una relacion asi de toxica?
    Que pasa con los niños? Deberia intentarlo ppr ellos?
    La relación con mi hija de 11 años y el, es desastrosa. No se respetan mutuamente.
    Estoy hecha un lio, me siento culpable, mala persona, no he podido hacer esto bien.
    Necesito ayuda.

    • al dice:

      Hola Sandra, que ha pasado en tu relación? como estás? Es posible sobrevivir a un tsunami de violencia emocional, psicologica??? … de parte de el hacia mi… y yo convertida en una victima, no sé que mas decir, ni que hacer, dudo de el, no creo que me sea fiel… tengo una nena de un año y miedo y tengo miedo de dejarlo… me afecta muchisisimo la mala opinion que el tiene de mi y que seguramente dira a toda su familia una vez que yo tenga el valor de separarme de el… porque me es tan dificil? porque me afecta tanto lo que diga de mi? porque tengo tanta culpa???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *