El caso de Patricia: Nicolás decide dejar la relación
4 abril, 2017
El caso de Arlet
15 mayo, 2017
Show all

Marta acudió a mi consulta en busca de ayuda. Llevaba años tomando ansiolíticos y su pena no cesaba. No comprendía nada. No comprendía por qué, si Jesús la había dejado hacía cinco años, ella seguía llorándole, sobre todo si tenía en cuenta que no fue feliz con él ni un solo día de los treinta y nueve años de matrimonio que compartieron. Él fue su primera y única pareja. Le eligió para huir de una familia en la que no encontraba cariño ni comprensión.
Aguantó todo en su matrimonio: que Jesús desapareciera los fines de semana, que no trabajara y se gastara el dinero que ganaba ella, que jamás se comunicara, que no le diera ninguna muestra de afecto, que no colaborara absolutamente en nada de su vida en común… Nada. No eran ni amigos, ni amantes, ni nada de nada. Ella le asistía a él, y poco más. Tuvieron dos hijos a los que ella siente que no dio el cariño que merecían.
Su mayor pena era por qué no transmitió a los niños el amor que sentía por ellos, por qué nunca supo decirles «te quiero».

Además, ¿por qué seguía llorando y conectando con la rabia hacia su marido que hacía tiempo se había ido?
Marta sentía muchísima ira, pero no era hacia su marido por haberla tratado tan mal, ya que él jamás la obligó a que siguiera a su lado, a que le aguantara. La rabia que sentía Marta era hacia sí misma, por haber soportado tantos años a su lado y no haberse largado. Ella era la que trabajaba, era autosuficiente, podría haberlo hecho. No lo hizo porque no se sentía capaz de salir adelante sola y juzgó que seguir allí era lo mejor para sus hijos, como tantas otras personas creen demasiado a menudo. Este es un grave error, puesto que como siempre decimos, para los hijos es mucho más sano ver a sus padres separados pero felices, que juntos y en una relación completamente tóxica.

Por otro lado, en el transcurso de las sesiones, Marta comprendió por qué no dio a sus hijos todo el cariño que hubiera querido.

La verdad es que cuando revisamos su historia personal, su infancia y todo lo que de niña había vivido, ni yo misma pude evitar levantarme y abrazarla fuerte… Hay personas que han sufrido tanto, tanto…, y era precisamente por ese motivo, por los abusos, por los castigos, por los abandonos, por la falta de empatía, de cariño, de protección, de salud, con la que aquella niña había crecido, por lo que de mayor no tenía unas pautas de conducta afectuosas. Para ella todo lo malo que le pasaba era «lo normal», puesto que era con lo que había crecido. Siempre trató bien a sus hijos, pero no sabía transmitirles todo lo que sentía por ellos a pesar de quererlos más que a su vida. Su madre nunca se había comportado afectuosamente con ella ni le había transmitido ninguna palabra de cariño o reconocimiento. Y si ahora alguien la abrazaba no lo soportaba, se ponía a llorar desconsoladamente sin saber por qué.

Hoy Marta es una mujer nueva. Es consciente de cómo todo lo que vivió le ha influido a la hora de poner límites en su relación y en su vida, y con el trato hacia sus queridos hijos. Se ha perdonado a sí misma por todo lo que aguantó con su exmarido, comprendiendo que no se daba cuenta de por qué lo hacía y sabiendo que no pudo hacerlo mejor. Tiene claro que no volvería a tolerar nada parecido y ha hecho las paces consigo misma. También se ha reunido con sus hijos y les ha dicho todo lo que siente por ellos y que nunca había conseguido transmitirles. Aquella conversación duró horas, y la describe como «el momento más importante y maravilloso de mi vida».

Hoy Marta se quiere, sabe lo valiosa que es y siente que merece rodearse solamente de personas que también lo tengan claro. Hoy Marta es feliz.

3 Comments

  1. Ana dice:

    Hola Silvia y enhorabuena a Marta por salir d esta tortura. M llamo Ana vivo en Salamanca y el 12 de marzo de este año terminé mi relación cn mi pareja d 6 años, relación q hemos roto y vuelto unas cuantas d veces. Tengo un hijo de 6 años de otra relación anterior, cn el papá d mi hijo m llevo genial y en ese aspecto todo en armonía. Conocí a este hombre q m enganchó salvajemente, parto d la base q tengo un problema de apego bastante grave, x innumerables problemas familiares q jamás se resolvieron, tengo 46 años y familiarmente no tengo a nadie, mi papá falleció hace un año, q era junto con mi hijo el único ser q m ha querido d verdad. Soy muy consciente d mi problema, pero no soporto la idea d soltar d verdad. Llevo casi un mes d contacto cero y sigo destrozada, m encantaría q me ayudases y m mandases la dirección( al ser profesional, tu sabrás más como encontrarlo) un@ profesional cualificad@ de verdad en dependencia emocional en mi ciudad Salamanca. He ido a vari@s q no han sacado más q el dinero y estoy muuuuy enferma. Si conocieras mi caso, lo encasillarias en un caso grave y terriblemente difícil d salir, xq tengo muuuucha inseguridades desde niña. Luego lo contradice mi carácter, soy una persona d fuerte carácter. Todo extraño. Muchísimas gracias Silvia , he leído todos tus libros, leo todas tus publicaciones, m encantaría vivir en Barcelona o Gerona y poder curarme contigo, pero económicamente no m puedo permitir desplazarme tan lejos, ordenador no tengo, Así que x Skype tampoco puedo, Así que todo del revés. Gracias x todo. Un besazo a tí y a tod@s esas personas q sufren esta situación.

  2. Randall dice:

    Hace 3 años, despues de una ruptura amorosa, pense que moriria, no sabia que me pasaba. Empece a investigar y llegue a encontrar que mi mal no era solo mio sino que habian otras personas que sufrian dependencia emocional.

    No pude sacar cita con Silvia pero este blog y el leer sobre otras historia me ayudaron mucho. El libro sin duda alguna es una gran terapia.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *