Síndrome del corazón roto

¿Estoy creando el mejor entorno para mis hijos?
30 Agosto, 2017
TIPOS DE RUPTURA Y CÓMO AFRONTARLOS
18 Septiembre, 2017
Show all

Sandra era feliz en su matrimonio con Esteban. Llevaban seis años y medio de relación y estaban muy ilusionados porque por fin, después de muchos cambios y dificultades parecía que las cosas empezaban a ponerse a su favor. Esteban había tenido que cambiar varias veces de trabajo, era un chico muy válido pero no encontraba lo que buscaba. Finalmente le salió la oportunidad que siempre había buscado. Era en Madrid y le quedaba un poco lejos (ellos vivían en un pueblo que quedaba a una hora y media), pero creyó que le compensaba.Era su momento y no podía dejar escapar aquel regalo de la vida. Con sus cambios de trabajo anteriores, Sandra le apoyó siempre e intentó animarle demostrándole su confianza en él. Creía en él y sabía que saldría adelante a pesar de las dificultades y los meses que estuvo en el paro, bastante deprimido.

Con la ilusión de este nuevo trabajo habían decidido mudarse a un piso más grande, un ático luminoso y renovado en el centro de su pueblo. Sandra lo vivía como un sueño hecho realidad y además habían decidido que era el momento de tener su primer hijo.

Mientras Sandra empezaba a soñar con ser madre y a dibujar mentalmente su futuro próximo lleno de nuevas ilusiones, Esteban se sentía cada vez más entusiasmado con sus nuevos proyectos y posibilidades profesionales. Era una empresa que estaba creciendo mucho y en la que fue muy bien considerado desde el principio. Un equipo joven, dinámico y muy creativo que le aportaba las ganas de seguir adelante que hacía un tiempo casi había perdido.

Al cabo de unos seis o siete meses, hubo unos días en los que Esteban se tuvo que quedar en Madrid algunas noches por temas de trabajo. Tenían que entregar un proyecto muy importante y trabajaban todos más horas de las habituales. Sandra nunca se opuso, lo entendía a pesar de echarle de menos y coincidió también en esos momentos, que se dio cuenta de que estaba embarazada. ¡Embarazada!! Con la ilusión que les hacía y la vida les había traído también ese regalo. Se moría de ganas de contárselo a Esteban, no podía esperar el momento en el que él llegara para contárselo…

Finalmente a los dos días él volvió de Madrid. Sandra había preparado una cena especial, compró el vino que a él tanto le gustaba y le esperaba con más ilusión que nunca.

Esteban llegó, pero algo en él era diferente. Estaba extraño, como más frío, distante, era como si se tuviera que esforzar en ser como antes pero ella le conocía bien y no era lo mismo.

Le preguntó qué le pasaba y él insistía en que  todo estaba bien. Ella quiso creerle a pesar de que su intuición le decía lo contrario. Le dio la gran notícia y él pareció alegrarse.  Hicieron el amor y ella también notó algo diferente en él. Pensaba que igual eran esos días separados, quería convencerse de que todo estaba bien, que no ocurría nada y se esforzaba por no pensar pero no podía. A las tres de la mañana se levantó porque no podía dormir. En el comedor estaba el móvil de Esteban y algo le dijo que lo mirara. No quería hacerlo, ellos dos siempre habían sido un equipo, eran muy buenos amigos, confiaban el uno en el otro, tenían los mismos valores, tenían un proyecto en común, se respetaban, había confianza, apoyo, admiración…¿qué podía pasar?

Pero no pudo abstenerse. Cogió el móvil y miró los mensajes y allí empezó su pesadilla. Había empezado hacía tres meses y se llamaba Mónica. Vió mensajes que le hicieron tanto daño que creyó que no iba a poder soportar tanto dolor. . . ¿Cómo podía aquello ser cierto? Era imposible…¡No!…¡Esteban no podía ser aquél!…Pero lo era.

Los siguientes días fueron otra pesadilla peor aún que aquella sorpresa tan desagradable. Esteban, que siempre había sido un chico a quien le había costado expresar sus emociones, se sentía tan perdido y tan desconcertado que no era capaz de darle ninguna explicación. Le dijo que con ella estaba todo bien, que era él, que lo sentía mucho, que no sabía qué le había pasado. Aunque ella intentó por todos los medios comprender qué falló, no encontró ningún otro argumento que el de “no lo se, no te lo se explicar, lo siento”.

Después de aquello, él le prometió que no hablaría más con Mónica aunque evidentemente si la tenía en el trabajo esto no iba a ser tan fácil. Sandra estaba dispuesta a apoyarle en lo que fuera, intentaba olvidar lo que había leído y se centró en hacer lo que hiciera falta para salvar su bonita relación.

Aun así, a pesar de la buena voluntad por su parte, cada día era una agonía para ella. Cuando él se iba por la mañana, no podía dejar de pensar en si hablaría con ella, en si se verían, en lo que debían hacer…era una tortura mortal y se daba cuenta de que iba a volverse loca. Por las noches le hacía preguntas que no obtenían ninguna respuesta. Él le decía que no hablaba con ella pero dos veces que le miró de nuevo el móvil vió que mentía y que todo seguía igual. Esto eran como hachazos en su corazón. La confianza se iba perdiendo.

Hasta que un día él se armó de valor y le dijo “lo siento Sandra, me duele en el alma todo esto, pero no estoy bien y quiero que nos separemos”. Así, sin más.

Ha pasado un año de aquello y Sandra aún no sabe qué es lo que le pasó a Esteban. Aún no ha conseguido que él le diera ninguna explicación al respecto.

 

Síndrome del corazón roto

Estas situaciones son las que denominamos “Síndrome del corazón roto”. Son de “ataque y derribo”, de repente te dan un golpe que no esperas y todo cambia sin que ni siquiera sepas por qué. Te quedas desubicado, en shock, como si hubiera pasado un tsunami y se hubiera llevado toda tu vida y te quedas como…”pero dónde estoy…y ahora qué….”.

Son, tal vez, las rupturas más traumáticas y dolorosas que hay, porque la persona que es abandonada, no entiende nada. Pueden darse en cualquier momento de la relación, tanto si llevan dos meses como veinte años y hay muchísimos casos, pero el dolor es exactamente el mismo. Está claro que cuantos más recuerdos y proyectos hayamos compartido,  más difícil nos será asimilar la pérdida, pero el dolor que siente quien es abandonado si motivo aparente y cuando parecía que todo era fantástico, es el mismo.

Para que podamos asimilar una ruptura (para lo que todos sin excepción estamos preparados) es muy importante que tengamos un por qué. Cuando la otra persona, ya sea por miedo o por cobardía no nos da una explicación, eso nos destruye por dentro. El no entender nos mata. Empezamos a revisar todos y cada uno de los capítulos de la relación: “tal vez ese día fui demasiado dura”, “tal vez cuando me dijo aquello tenía que haberle prestado más atención”, “y si no estaba satisfecho/a a nivel sexual…pero yo creo que sí…”.

Las que actúan así, acostumbran a ser personas con dificultades para expresar sus emociones de manera honesta, ya sea porque nucna lo han hecho ya desde pequeños, porque les han enseñado a no hacerlo en casa, o por miedos e inseguridades. A veces para no hacer daño prefieren no hablar, y no se dan cuenta que el daño que provocan así es aún mayor.

Al fin y al cabo, todos nos podemos enamorar de otra persona en cualquier momento, lo deseemos o no. Y al contrario de lo que pensamos muchas veces, sí que nos puede pasar aunque estemos bien en nuestra relación. No necesariamente nos tiene que faltar algo para que nos atraiga otro que lo tenga. Lo importante, si esto nos ocurre, es que nos sentemos y analicemos la situación. Debemos plantearnos si estamos dispuestos a perder nuestra vida construida hasta el momento por aquella nueva persona. Si no queremos que esto pase, lo más recomendable es sin duda “dejar ese trabajo”. Aunque parezca muy radical, cuando el enamoramiento asoma la cabeza, o lo cortamos de raíz o nos va a ser muy difícil controlarnos.

Otra opción también muy válida es que lo hablemos con nuestra pareja, que se lo compartamos, que le digamos “quiero compartirte que me siento mal porque me estoy sintiendo atraído/a por esta persona que trabaja conmigo y no quiero que esto me pase, no quiero que esto nos traiga malestar, no se qué debo hacer”.

Si lo hablamos desde la humildad, el respeto y la confianza y tenemos una pareja que está a la altura, nos ayudará a tomar una decisión que, si todo va bien, nos facilitará salvar la relación. Si por otro lado, decidimos dejarnos llevar, implicando esto tener inicialmente una relación paralela con la otra persona y viéndonos involucrados en una historia de infidelidades, mentiras y engaños, vamos a sufrir muchísima ansiedad y crearemos muchísimo dolor, que con un poco de sinceridad habría sido innecesario.

10 Comments

  1. Maria dice:

    Hola! Cuento mi historia tenía novia hacia 10 años. Hace 3 meses nos separamos porque yo le pedí. Lo amo mucho y el también, quiere que volvamos siempre pero no se que hacer. Realmente estoy súper indecisa.
    Lo deje porque me engaño y embarazo a otra. Al principio lo perdone pero después de un tiempo se me hizo imposible seguir y sentía mucha angustia.
    Nunca perdimos contacto. Siempre hablamos por whatsapp.
    Estoy súper deprimida.
    No me imagino la vida sin el pero a la vez no tengo la reacción de llamarlo para vernos y volver.
    Siento que no voy a conocer nunca ni a amar a alguien como él y no sé si alguien llegue a amarme como lo hace el en este momento.
    Se que se equivocó. Dos veces me engaño y de una tuvo un hijo, pero está muy arrepentido y se que es así.
    Yo nunca lo engañe.
    Espero por favor sepan guiarme.
    No sé si cortar contacto con el porque cuando no hablamos no para de tenerlo presente en todo momento, pero cuando hablamos no me sale volver con el, tengo miedo.
    Muchas gracias

    • Maria dice:

      Hola María,

      No te alcanzas a imaginar cuando te entiendo, he vivido lo mismo que tu, en una relación de 12 años, mi único novio, el de toda la vida desde que tenia 16 años, hoy tengo 29, y hemos terminado hace solo 3 meses y créeme que por mucho que lo veas arrepentido, nada cambiara, se que es muy duro y suena muy cruel, pero a veces es mejor aceptar y ver la realidad sin anestesia, que vivir en una fantasía o una falsa realidad.
      🙁 …

      Se que es difícil liberarse de eso, pero me he dado cuenta que es mejor una ruptura que al fin y al cabo es un duelo, que durara solo un periodo de tiempo y no toda una vida anclada a una relación dependiente (por parte de los dos) y toxica, donde la felicidad solo se pasea por ratitos..

      Animoo, y te lo digo yo que solo llevo 3 meses y hay días que muero, otros que siento una liberación infinita y mil emociones mas, pero se que es necesario pasar por esto para encontrarme a mi misma y liberarme de esa dependencia emocional.

    • yanis dice:

      Te hice un comentario debajo del tuyo, leelo porfavor y si necesitas más apoyo, te mando mi correo. yanis2412@gmail.com

      • Maria dice:

        Gracias por el apoyo y por las respuestas ! Aún sigo transitando este camino de separación. No lo volví a ver desde que le pedí de separarnos hace tres meses. Hace 5 días que no hablamos para nada. Creo que estoy saliendo a flote ya que estoy mucho más animada que otros días y retome el gimnasio y como vos decis a veces me siento liberada.
        Es súper difícil dejar a alguien a quien amas con todo tu corazón y pensas que toda la vida estaríamos juntos, miles de recuerdos, pero el amor no todo lo puede.
        Yo al primera vez que me engañó lo perdone y pensé que no volvería a pasar pero esta última vez embarazo a otra y aunque quise seguir adelante con la relación no pude. Luego de años no se me olvidaba ni un día, y tómela desicion de que así no podía continuar viviendo aunque me doliera en el alma, así no era feliz.
        Luego cuando nos separamos Fueron días súper duros, sentis que la vida se derrumba pero también creo que es el miedo a estar solo y la costumbre de tantos años de relación. En el momento que me entere lo del embarazo lo apoye y crei que podíamos salir adelante pero me fue imposible. Me da lastima el también porque se que está arrepentido enserio pero no puedo continuar creo.
        Gracias por todo !

  2. Ramón dice:

    Hola a mí me pasó algo muy similar sin embargo ella se encontraba muy confundida y jamás quizo platicar conmigo al respecto, yo descubrí los mensajes gracias a mí ingenio apesar de a poner su móvil con mil contraseñas eran muy dolorosos esos mensajes y siempre lo negó, es en extremo doloroso cuándo ponen como prioridad a otra persona cuando yo y los casi 5 años trabajé duro para vivir juntos en nuestro hogar, me duele pensar en eso de que existen personas que por estar “enamorados” o bien “ilusionados” por qué es sólo eso ya que nadie es perfecto y todo eso dejar lo que ya tenían construido, pero que les vaya muuuy bien que se conozcan que empiecen de nuevo y ojalá otros les aporten como nosotros lo hicimos,ella intentó volver conmigo pero yo ya no pude el dolor y la desconfianza me dominaron me pidió perdón pero simplemente yo ya no pude y creo que jamás estaré dispuesto a regresar con una persona tan estúpida por qué no me lo merezco, es que enserio como yo le dije muchas veces que a mí me gustan todas las mujeres pero yo solamente amo a una y si así fue y me siento orgullosisimo de haberle sido fiel, es gente sin metas sin corazón por qué es sólo enamoramiento ni siquiera es amor pero cometen el error de su vida y como he dicho ok fue su decisión que gocen a ver si les llegan a amar, saludos desde México

  3. yanis dice:

    Amiga mia, mi historia es muy parecida a la tuya y por experiencia te digo que un hombre que miente una vez y otra vez, lo va a volver hacer, es su naturaleza, lo mejor es cortar contacto con él definitivamente y piensa en que alguien que te quiere no te hará daño, yo me di cuenta que mi ex era un narcisista y por eso me mantenia en sus contactos y cada que estaba aburrido me llamaba y me prometia que estaríamos juntos pero lo que esas personas buscan es que les eleves el ego con el hecho de contestarles y saber que aún te tiene comiendo de su mano, no tienen sentimientos por nadie. No te dejes engañar. Revisa los videos de Amores Tóxicos y con psicópatas y narcisistas, ahí entenderás porque su comportamiento.

  4. Alicis dice:

    Pues mi caso parecido al ejemplo, yo con mi exmarido trabajábamos juntos y compartíamos todo, aficiones, proyectos y nuestra relación era envidiable en todos los sentidos.
    Un día, el me dijo q quería cambiar de vida, tenemos dos hijos adolescentes, y q quería vivir más para el, sus hobbies, y q no tenía nada a reprochar, al contrario, pero q quería disfrutar mas de la vida.
    Yo no entendí absolutamente nada, nuestra relación era de amigos, implicados en los hijos y la familia.
    Resumiendo, una amiga común del trabajo, con la cual al estar soltera la invitaba mucho en cenas y salidas se convirtió de la noche en la mañana en su compañera de hobbies, y cuando yo pedí explicaciones de lo q estaba sucediendo me trataron de loca y q fuera al psiquiatra.
    Yo, he pasado lo peor y más, su frialdad, sus desprecios y absoluto olvidó hacia una buena persona reconocido incluso por sus padres.
    Actualmente, ellos continúan saliendo juntos, vacaciones, Navidades y aunque todo el mundo lo ve, ellos hacen como si fueran solo amigos y aunque la gente no es tonta, ellos disfrutan de todo con lo q yo tanto construí.
    Superarlo, pues no sé si nunca podré, ahora intento volver a reconstruir mi vida, con contacto básico por mis hijos, pero no lo reconozco y aunque que han pasado tres años todavía no me he sacado la decepción ni la tristeza de ver como puede alguien hacerte pasar por tanto dolor.
    Me he comprado un piso y tengo los niños a semanas alternas y la gente me ve fuerte pq he hecho frente a todo, pero veo en el como un odio hacia mí y un desprecio q no lo puedo entender. Tu Silvia me podrías dar una explicación de q si yo he aceptado irme de casa, compartir mis hijos por su bien, salir perdiendo económicamente, todavía tenga q aguantar su furia, su desprecio, porque yo soy el enemigo? Si el tiene q estar contento pq tiene lo q quiere, está en nuestra casa, tiene tiempo libre, tiene dinero y pareja y yo soy la única a me ha cambiado la vida.
    Si puedes Silvia me das tu visión.gracias

    • Mire más alla dice:

      No hay explicación para esto, algo habrá pasado, a lo mejor él ni si quiera saber porque, te lo cuento porque mi pareja actual esta en tu situación. Llevamos años casados, yo dejé de trabajar para cuidar los niños, pero con el tiempo, ya no solo eran los niños que tenia que cuidar, también el marido, ya no hace nada, pero nada de nada, ni los fin de semana ni las vacaciones, de repente me convierto en niñera de mi marido.
      Me harté, discutamos mucho pero mucho, las discusiones eran mis socorros de pedir ayudar. Empecé a trabajar de nuevo, poco a poco salí de la situación. De repente ya no me importa más mi pareja, le odio, le despreció, le culpo todos los males he pasado, no le quiero ni me importa. No soporto ni me toca ni me mire, a camino de volver a casa ya me entran ganas de vomitar. Siento un tremendo rechazo a el. Nuestra relación es un cárcel.
      Piense así, tu ex pareja te ha dejado ser libre, vivir la vida de nuevo.

  5. Vicente dice:

    A veces abres la misma puerta durante años y todo va bien y siempre es agradable, pero llega un día en el que abres la misma puerta y todo ha cambiado y ves a otro tumbado en tu sofá y duele tanto que te sientes morir y al día siguiente viene ella llorando a tu trabajo pidiéndole perdón y te da pena y la quieres tanto que no concibes la vida sin ella y le das la oportunidad que te está pidiendo, pero ya nada es igual y pones todo de tu parte, pones todo lo que te queda tanto que ya no te queda nada para ti y en un par de meses te pide tiempo para “encontrarse, ser ella misma ” y tú inocente la esperas y la vuelves a pillar con el mismo y entonces te sientes morir de verdad porque ella ya está a mil millones de años luz de ti, se ha recuperado y tu ya no cabes en su vida, de hecho molestas y hapasado un año de contacto cero y te sientes igual y un día la ves y tú te sientes solo y te hundes y aunque tus amigos tratan de ayudarte al final siempre vuelves a casa solo y estás cansado y deseas que todo termine…. y te planteas cualquier opción.

  6. patricia dice:

    Mi caso es terrible y lo estoy viviendo ahora
    Mi novio,bueno ex pues ya no quiere saber de mi sufre de esquizofrenia paranoide persecutoria y cree que soy yo la que le espia y le hace todos los males,me odia y me ha rayado el coche y tirado todas mis pertenencias,el esta medicado pero aun asi le da el brote y ya han pasado 3 meses y creen que no se le va a quitar nunca la idea de su cabeza y yo no se nada de el,no le puedo ayudar,su silencio lleva 3 meses matandome,no me puedo acercar y su familia no me cuenta nada pues creen que si piensa eso estara mejor lejos de mi y asi no le pasará,estoy pasandolo muy mal,estoy muy desesperada y yo que hago con esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *