Amamos desde el cerebro
18 julio, 2012
Facebook y las rupturas de pareja
16 agosto, 2012
Show all

Todos hemos escuchado alguna vez, que los polos opuestos se atraen.  Pues bien, a mi me gustaria cambiar esa idea por la de “los polos opuesos, no funcionan”. De hecho, así lo demuestran los estudios y nuestra propia experiéncia.



Es posible que cuando conocemos a alguien, empecemos a admirarlo porque tiene características que valoramos mucho en el otro y de las que quizás sentimos que nosotros carecemos.  Pero hay que vigilar porque a menudo empezamos a apegarnos a los déficits. A sentir que el otro “me completa”, y eso es muy peligroso. Como sabeis nos puede llevar a una dependencia emocional.

Aun así, a pesar de lo que nos atraiga o no del otro, hay que ver si encaja con mis principios vitales más importantes. Aunque estemos en plena fase de enamoramiento, debemos tomarnos nuestro tiempo para pensar. Para valorar, para analizar. Hay que buscar las semejanzas (y no al contrario), puesto que las personas opuestas, acostumbran a terminar mal. Así lo demuestran los estudios realizados al respecto.

Hay que tener una visión del mundo similar, ser semejantes en lo básico, en la manera de pensar y de sentir.
Si a uno le gustan los musicales y al otro no, no pasa nada. Pero si los dos piensan de manera opuesta sobre el compromiso en la relación o las estrategias para educar a los hijos…¿qué pasará?
Si no comparten los mismos placeres a la hora de ocupar su tiempo libre…¿qué pasará?
Si a uno le encanta viajar y el otro nunca quiere (por miedo al avión, porque no quiere gastar o porque no le da la gana)…¿qué pasará?

Está claro que si van pasando los meses y no hay semejanzas, la relación empieza a deteriorarse y a volverse tóxica. Y lo que hay que tener en cuenta es que cuando dos son opuestos, no hay nada que hacer. Uno es como es, le gusta lo que le gusta y no le gusta lo que no le gusta. Tiene sus principios, sus valores, y su enfoque de la vida. 

¿Se puede cambiar?

 Podemos cambiar nuestra manera de pensar sobre algunas cosas pero solamente si sigue encajando con nuestra visión del mundo.
De no ser así, aceptar aquello implicaria dejar de ser nosotros mismos, y eso puede ser de lo más perjudicial.
Si mi pareja es semejante a mi en lo más importante, nuestra relación va a ser fácil, constructiva, y si los dos nos implicamos por igual puede ser duradera y auténtica.

Si somos opuestos, vamos a vivir en un calvario, en el que:

Sufriremos: tendremos discusiones repetitivas, siempre de los mismos temas y en las que sentiremos que no avanzamos, que no se solucionan nunca, que siempre estamos en el mismo punto. La manera de ser del otro nos generará siempre mucho malestar porque no encaja con la nuestra.
Perderemos la libertad: al ver que vamos hacia direcciones diferentes, siempre hay uno que decide ir hacia donde va el otro para así poder “encontrarse” de vez en cuando. Ésto a su vez, implica el siguiente punto.
Dejaremos de ser lo que somos para amoldarnos al otro.



¿Creeis que vale la pena?

10 Comments

  1. Eva dice:

    Es cierto que en un principio puedes sentirte atraída por una persona que represente lo que tú no eres, que tú creas que te complementa (como bien dices Silvia), pero yo estoy segura de que a la larga no funciona.
    Una relación sólo funciona cuando llegas a compenetrarte con tu pareja en lo básico de la relación : en el camino de vida, en el proyecto de vida en común.
    Hay parejas que funcionan cada uno por su lado y cuándo se ven , están juntos y funciona y luego cada cual a su vida… pero eso para mí no es una vida en común, sería en todo caso un interés común: estamos juntos haciendo durante un tiempo (días, horas, fines de semana, vacaciones) cosas que nos gusten a los dos, pero luego tú a tu vida y yo a la mía. En realidad cuándo convives con una persona, si quieres respetar al otro y ser respetada, no puedes ser su polo opuesto.
    Porque al final siempre uno de los dos cede, y casi siempre acaba siendo el mismo o la misma y eso hace que “se pierda a sí mismo” , que pierda su esencia… “no diré que No para no molestarl@… no discutiré por si acaso… no haré esto o lo otro….” …
    Creo que lo mejor es ir poco a poco, conociendo al otro … y así llegar a saber si somos compatibles.
    No se trata de ser IGUALES, se trata de ser compatibles. De ser capaces de convivir .
    Interesante post Silvia. Gracias !

  2. Anonymous dice:

    Gracias Silvia,
    Un post muy interesante y util como siempre.
    Totalmente de acuerdo con Eva, se trata de ser compatibles en la visión de la vida, en los valores, educación y manera de ver las cosas, no solo se trata de pasartelo bien haciendo cosas con tu pareja sino de que la vida juntos fluya porque vais en la misma dirección y todo se hace fácil. Sobre todo `poder ser siempre tu mismo.

    Un beso1

  3. Anonymous dice:

    A mí me gustaría saber cuantas parejas y cuantos matrimonios estarán juntos por no estar solos.
    La soledad es muy dura y no es tan fácil encontrar a una persona que te enamore y que encima te corresponda, que ambos estén sin pareja y que haya chispa mutua en el momento de conocerse, que sean personas afines, etc.
    Siempre me lo he preguntado y seguro que habra muchísimas parejas que lo único que les una sea el miedo a la soledad. Muy triste.

  4. Anonymous dice:

    Jjolin…sembla que avui m’hagis sentit!! El que abans em complementava avui em pot…sempre adaptant-me i deixant de fer per veure que ell no renuncia res…i aixo m’esta passant factura…

  5. Creo que es cierto y hay bastantes personas que estan en relaciones de pareja disfuncionales por miedo a estar solos. De hecho, el miedo a la soledad, al abandono, al rechazo…es uno de los miedos más básicos que tenemos los seres humanos. Cuanto mejor sea nuestra autoestima más seguros nos sentiremos para enfrentar los cambios que la vida nos depare. No hay duda de que la frase “mejor solo que mal acompañado”, es de lo más acertada.

    Un fuerte abrazo!
    Silvia

  6. Anonymous dice:

    Bon día, Silvia.
    Me resulta llamativo la cantidad de gente que cuándo tienen pareja se olvidan complétamente de sus “amigos”, centrándose únicamente en la pareja y olvidándose complétamente de más relaciones sociales.
    Y es que ellos lo dan por algo natural por que dicen “es que cuándo estás en pareja ya no quedas con los amigos”.
    Si uno crece en un entorno social dónde se dan este tipo de relación de pareja tan absorbente “self-engufment” lo ve cómo algo complátamente normal, sano.

    Considero que estas relaciones de pareja tan absorbentes favorece la dependencia emocional hasta límites peligrosos, ya que si tu pareja se convierte en todo tu entorno social, uno se hace muy dependiente de ella por miedo a quedarse sólo porque es toda la vida social que uno tiene y uno aguantará comportamientos degradantes.

    Por otra parte, limitar toda la vida social a una pareja limita el aprendizaje y crecimiento personal al no tener más mundos en los que fijarse y poder contrastar.

  7. Gracias por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo contigo. Tener amigos ya sea comunes o de uno y una red social, es básico para los seres humanos.
    Si no, como bien dices, es mucho más fácil perder la autoestima, incrementar el miedo a quedarnos sin el otro y en consecuencia, acabar en una dependencia emocional.
    Aun así, para desarrollarnos y contribuir a nuestro crecimiento personal también estan otras áreas como el trabajo en el que podremos relacionarnos.

    Muy buena reflexión para tener en cuenta!
    Un abrazo,
    Silvia

  8. .. dice:

    Hola silvia, sabes me parece tener dependencia, mi problema es que no tengo amigas y hace 5 años y medio que estoy con mi novio, ya esta somos totalmente opuestos, últimamente peleamos y no se avanza. le digo de hablar y nada, mi autoestima esta por el suelo me siento horrible. Es una relación enfermiza, intentamos un millon de veces pero otra vez a tropezar con la misma piedra. Digo de cambiar, porque me doy cuenta que soy yo el problema, pero no puedo, no se no me sale. me dura unos dias el “cambio” y vuelvo a lo mismo.
    No quiero dejarlo, por miedo, porque como te digo no tengo a nadie y se que voy a volver si lo dejo. no se que hacer. por favor ayudame,
    gracias

  9. CELINA dice:

    Es verdad yo soy una mujer deportista amo el aire libre y con los años descubrí mi esposo ama las farras el alcohol y no podemos compatibilisar al punto que lo dejo ir solo a sus reuniones porque no me siento angusto y el me lo reclama.es mas me fue infiel con una mujer que compartia su estilo de vida..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X