Amarse a uno mismo II – Autoestima
14 septiembre, 2012
Libera el tigre de tu interior
12 octubre, 2012
Show all
Sara tenía una pasión: bailar salsa. Le encantaba. Me explicaba que cuando bailaba, se sentía completamente llena y feliz. Durante los minutos que duraba la canción, sentía que no le faltaba nada más, que lo tenía todo.

Después de un proceso de 8 o 9 sesiones conmigo, había conseguido dejar atrás una relación muy dañina en la que fue maltratada psicológicamente por su pareja y a raíz de una fuerte dependencia emocional con él, le había costado mucho salir. Por el camino, perdió sus amigos y se dio cuenta de que estaba sola. Fue entonces, cuando le recomendé que se apuntara a clases de salsa. Lo hago a menudo, porque creo profundamente (y por experiencia) en todo lo positivo que nos aporta ir a bailar salsa. Es una actividad social, nos obliga a relacionarnos con gente, la música nos transmite alegría, es un reto al ir aprendiendo y queriendo saber siempre un poco más y es un deporte, con lo cual, psicológicamente es más que positivo.
En definitiva, es muy recomendable cuando en nuestra vida sentimos que estamos en un punto de “volver a empezar”.
Pues bien, Sara así lo hizo y tal y como suele pasar, le fue fantástico. Hizo nuevos amigos y bailaba cada día mejor con lo que se iba sintiendo más segura.
Aún así, debido a todo lo que había vivido, la Autoestima de Sara no era muy alta y se acabó reflejando también en su nueva afición.  Y vino a verme de nuevo.

¿Cómo le afectaba su falta de autoestima?

 

 
Su falta de autoestima le afectaba a la hora de bailar. Empezó a sentirse insegura. A fijarse en las otras chicas que, según su criterio, bailaban mejor que ella y sin darse cuenta, se fue encerrando en si misma. Me explicaba que los chicos no la sacaban a bailar como antes, y cuando lo hacían, ella se ponía muy nerviosa pensando en no equivocarse, con lo cual no se dejaba llevar y el baile resultaba ser un desastre.

¿Qué pasaba?

 

 
La verdad es que le costó bastante comprender qué era lo que estaba pasando. Le costó comprender que era ella, la que estaba creando todo aquello. Los cambios provenían de su cabeza, de sus pensamientos y no de una pérdida de habilidad para el baile.
Sara ya no disfrutaba porque su cabeza se llenaba de pensamientos negativos y premonitorios de lo que iba a suceder. Si su cabeza le decía: “fíjate bien, no te vayas a equivocar, piensa que éste chico sabe mucho y acaba de bailar con ésta otra chica que dicen que se mueve muy suave, etc…” ¿Cómo puede alguien relajarse y disfrutar del baile con esos pensamientos intimidatorios y juiciosos dando vueltas en su cabeza?  ¡De ninguna manera!! Eso no es posible.

¿Qué hacer?

 

 
Para mi, la regla de oro es eliminar los juicios internos. Son uno de los ingredientes más tóxicos y dañinos que habitan en nuestra cabeza. En primer lugar debemos identificarlos, enfocarlos para que salgan a la luz de nuestra consciencia y después transformarlos en pensamientos potenciadores y positivos. Debemos apostar por los pensamientos sanos que nos hacen crecer y ser felices, y eliminar todo lo demás que solo nos perjudica.
Al cabo de un mes, Sara vino a verme y me dijo que había recuperado el placer por bailar. Había comprobado que al cambiar sus pensamientos y su actitud, al darse cuenta de que era ella la que generaba el distanciamiento de los demás, todo había cambiado. Bailaba casi todas las canciones, se relajaba y todos los chicos le decían cuanto estaba mejorando.
Su autoestima había subido y se sentía segura de nuevo.
Sara, era feliz.

5 Comments

  1. Anonymous dice:

    Muy buen artículo, toda la razón del mundo! Como en “el monje que vendió su ferrari” dice: hay que cuidar nuestro jardín, que es el símbolo de la mente. “Si cuidas de tu mente, si la nutres y la cultivas como si fuera un fértil jardín florecerá más allá de tus expectativas. Pero si dejas que la maleza arraigue, nunca podrás alcanzar la paz de espíritu y la armonía interna…” Algo que deberíamos ponerlo en práctica cada dia:)

  2. Pottis dice:

    Això me sóna moltíssim….
    També vaig arribar a aquesta conclusió d’apuntar-me a Salsa com a vàlvula d’escape, al principi molt bé, genial, però posteriorment inseguretat i inclús malestar tot i la bona vibració que provoca estar en aquest ambient. És com una pardoxa, i els pensaments negatius son els que costa més de identificar per tal de poder eliminar….

  3. Anonymous dice:

    Hola Silvia!

    Me siento totalmente identificada con este articulo. La historia de Sara, es como la mia, hace dos meses y medio que salí de una relación donde sufrí muchísimo y me sentía estancada. Hace una semana que me apunté a clases de salsa (hacía ya año y medio que no bailaba) y me pasa algo así. Me pongo nerviosa, me da vergüenza, pienso que lo voy a hacer mal, no tengo confianza en mi misma. Y esto me pasa en todos los campos, acabo de terminar la carrera, no me sale trabajo.. y vuelven a aparecer los pensamientos negativos: no me va a salir nada, solo tengo un nivel A2 inglés, voy a tener que irme fuera sola… (todo esto me da mucho miedo). Y claro, pues pensando asi, lo único que me apetece es quedarme en casa en pijama, y desganada. A parte creo que tengo miedo a estar sola, porque antes estaba mi ex-pareja con la que me sentia “segura”, aunque luego no fuera feliz y discutiéramos constantemente por tonterías, pero creo que seguia en esa relacion por eso. Encima me sé la contraseña de su e-mail y él no la a cambiado y puedo ver que se ha hecho una cuenta en “badoo” y leer las conversaciones, sé que hacer esto no esta bien, pero a veces entro.. y a veces me deja atónica con lo que leo, porque me alegra no estar con alguien asi; pero otras me vengo abajo, porque todavia siento cosas por él… La verdad es que todo esto no es facil, se que el problema lo tengo yo y está en mi mente, pero no sé como hacer para ver las cosas de otra manera, no sé como hacer para quererme y para creer mas en mí misma. Si pudieras darme algunas herramientas o algún consejo te lo agradecería muchísimo.
    Gracias por hacer esto, por crear este blog y por ayudarnos tanto.
    Un beso muy fuerte
    Natalia

  4. Querida Natalia, te recomiendo que hagas un proceso terapéutico para reforzar tu autoestima y para que tomes conciencia de por qué tienes esa inseguridad en ti misma. Eso no debería ser así y puedes cambiarlo en muy pocas sesiones. Tienes que cortar el contacto con tu ex, aunque sea de la manera que lo tienes, te estás haciendo mucho daño, y eso no te deja seguir adelante.
    Un abrazo grande

  5. Anonymous dice:

    Muchas gracias Silvia por tu respuesta. Ojalá pudiera iniciar ese proceso terapeutico, pero los pocos ahorros que tengo los estoy empleando en un curso de inglés. Si logro tener algunos ingresos para el mes que viene, no voy a dudar en ponerme en tus manos, porque realmente me pareces una excelente profesional. Me he leido tu manual y muchas entradas de tu blog que me han ayudado mucho. Por el momento, voy a luchar por cortar ese “contacto” y por no “espiar” los movimientos de mi ex-pareja. Te doy las gracias de nuevo por tu tiempo y tu respuesta.
    Un beso muy fuerte
    Natalia

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X