Cómo fortalecer la relación de pareja

Cuando amar demasiado es depender
2 julio, 2013
¿Tu relación es un oasis o un seísmo?
4 agosto, 2013
Show all

Cómo fortalecer la relación de pareja

fortalecer la relacion

A menudo hablamos sobre las relaciones de pareja que no funcionan y nos preguntamos  dónde deberían estar nuestros límites a la hora de decidir acabarlas si no funcionan.  Pero hay muchas ocasiones en las que nos encontramos con relaciones que pasan por dificultades pero que tienen una base sana y sólida y por ello, con las herramientas adecuadas pueden recuperar su equilibrio y estabilidad.

A lo largo de la relación, tendremos que atravesar numerosos episodios que nos van a desestabilizar e incluso puede que nos lleven al límite de lo que estamos dispuestos a tolerar con el otro.

Tendremos que negociar, pactar, ceder y adaptarnos en cierta medida para poder seguir fluyendo juntos, pero siempre sin sentir que dejamos de ser nosotros mismos. No debemos perder nunca nuestra esencia, aquello que nos hace ser nosotros mismos ya que si lo hacemos, no podremos ser felices y tarde o temprano la relación acabará resintiéndose.

¿CÓMO PODEMOS CUIDAR LA RELACIÓN?

*Reconocimiento. Para mi, uno o de los ingredientes principales a tener en cuenta, es no dejar de reconocer al otro. Si  nos fijamos en ello, veremos que siempre estamos a punto para quejarnos (no has hecho esto, mira con has dejado aquello, lo has hecho mal, yo no lo quería así, te has equivocado, es que no se te puede pedir nada, etc..)  y recibiendo comentarios de estos continuamente, es normal que el otro se acabe desanimando y dejando de colaborar o de intentar hacernos felices con pequeños detalles. A nosotros nos pasaría lo mismo si nos lo hicieran. Cuando uno se esfuerza en hacer alguna cosa y sólo obtiene desaprobación, si siempre queda con la sensación de que no hace suficiente, al final se desmotiva y deja de intentarlo.

En cambio, observa qué pasa cuando le reconoces a tu pareja todos aquellos pequeños detalles positivos que ves en él/ella. Con comentarios como “me encanta que hayas hecho esto”, “me ha gustado mucho que pensaras en aquello”, “me ha hecho muy feliz que…”, el otro sin duda se sentirá muy bien y esto le va a generar ganas de seguir actuando de esa forma.

*Seguir siendo una pareja. A menudo, con el paso del tiempo tenemos hijos y pasamos de ser una pareja al 100% a ser padres al 100%, y esto hace que la relación se acabe resintiendo. Tener hijos debe ser una decisión muy pensada y hay que tener claro todo lo que implica, pero no podemos olvidarnos de cuidar la relación de pareja. Tenemos que buscar siempre espacios para nosotros, en los que podamos reencontrarnos, comunicarnos y expresar todo aquello que sentimos, que nos preocupa. Tenemos que encontrar momentos para evadirnos, para divertirnos y para hacer aquellas actividades que antes nos unían tanto. Está claro que tener un hijo es un cambio radical para nosotros y no podremos recuperar la relación que teníamos antes. Se trata de un proceso de adaptación en el que no se puede dejar de cuidar ninguno de los dos roles.

*Evitar la rutina. Con los años, dependiendo de lo monótona que sea nuestra vida (en función de nuestra manera de ser, nuestro trabajo, nuestros amigos, etc) todos corremos el riesgo de caer en una rutina en la que nunca pasa nada sorprendente y cada día es igual al día anterior. La rutina está para que la rompamos de vez en cuando. Es bueno tener una estabilidad y un equilibrio en el que sintamos que controlamos nuestra vida, pero si eso es el 100% del tiempo, acabará pesando demasiado y puede llegar a romper el vínculo que teníamos.

*Tener propósitos. Es importante que con nuestra pareja tengamos siempre unos objetivos, unos propósitos en común que hagan que sintamos que caminamos juntos hacia una misma dirección. Serán diferentes en función de cada pareja: hacer un viaje, cambiar de piso, tener un hijo, crear un negocio, etc. Pueden ser propósitos de mayor o menor envergadura, esto no es importante, pero debería haberlos siempre.

4 Comments

  1. Eva dice:

    Muy acertado el post , como siempre.
    A menudo pensamos que “ya está todo hecho” cuando tenemos una pareja estable, nos vamos a vivir con ell@ , etc… olvidando que la relación de pareja, como todas, se debe cuidar día a día, mimarla y alimentarla .
    Enhora buena por todo lo bueno que te está pasando.

  2. Charo dice:

    Como siempre tan acertada en todo lo que dices, pienso que muchas parejas rompen su relación precisamente por eso, porque caen en la monotonía, creo que tanto uno como otro no deben de darlo todo por hecho o hablado, de vez en cuando, es bueno que sigamos mimando la relación para no caer en lo aburrido de la monotonía.

    Gracias Silvia porque siempre aprendo algo contigo, una pena que viva en Sevilla y no poder asistir a tus charlas y encuentros.

    Un besazo.

  3. susana dice:

    Hola Silvia…he encontrado este blog y me parece maravilloso. …estoy n un proceso de cambio a nivel personal y de pareja. .y este artículo es muy revelador. ..llevo tres años sufriendo infidelidades por parte de mi marido y todos los cimientos que sustentaban la pareja se han destruido. …Esta situación me ha hecho indagar en los motivos que hacen que una persona actúe asi….y he llegado a la conclusión que es un tema de dependencia emocional. …es decir…buscar continuamente la aprobación de terceros y ha encontrado en esta vía una satisfacción emocional. ….!¿como se puede ayudar a alguien a salir de esta situación? ???? Gracias

  4. paranoico dice:

    Hola Silvia, soy una mujer de 51 años, hecha añicos por su pareja que durante 7 años ha sufrido maltrato psicológico. Ayer, afortunadamente, una amiga me habló de tu libro, y ayer me lo compré, he empezado a leerlo y no he podido parar. Dios mío! pero si parece que lo he escrito yo!!Todo lo que cuentas me ha ocurrido y me ocurre. Yo, amo a mi pareja pero mi convivencia con él es una martirio chino! Es la única persona en el mundo, que ha conseguido disminuirme al tamaño de una hormiga, pero además siento sus pisadas constantemente, y, como siempre sigo amándole… pero ahora, después de leer tu libro me estoy dando cuento que ésto no es amor, es verdad! es dependencia psicológica. He sido tan infeliz, hasta hubo una ocasión que quise suicidarme, pero pensé en mis tres hijos adolescentes que tanto me necesitan y que siempre han estado ahí, a pesar de haber vivido mi tristeza, de haberme visto llorar dias con sus noches, mis bolsas en los ojos, la cara hinchada, la cabeza cabizbaja, y mi irascibilidad, que por cualquier tontería, la pagaba con ellos. Por ellos, no me he suicidado…. Seguiré leyendo tu libro…. Gracias mil veces! Silvia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X