Entrevista TV Badalona – Programa Vis a vis
29 septiembre, 2013
Video: Entrevista en TV Girona – Personas tóxicas
10 octubre, 2013
Show all

imagesHoy en día es bien sabido que nuestra manera de ser, de sentir y de comportarnos, es el resultado de una pequeña parte genética y una gran parte ambiental, es decir, fruto de aquello que hemos vivido durante nuestra vida (principalmente en los primeros años).

A partir de todas estas experiencias, hay personas que han desarrollado la empatía, la compasión y una buena capacidad para comunicarse desde la honestidad y la transparencia y otras a quienes esto les es prácticamente imposible. Son las personas que llamamos “tóxicas”, aquellas que de algún modo nos van destruyendo poco a poco hasta el punto de hacernos perder nuestra propia identidad. Nos vamos olvidando de cómo somos y de qué es lo que nos define. Perdemos nuestros valores y nos adentramos así en un terreno muy peligroso y demoledor.

PERSONAS TÓXICAS

Veamos tres ejemplos de personas tóxicas que con bastante frecuencia podemos identificar a nuestro alrededor. No son los únicos pero sí los más habituales:

–          Personas que te juzgan. Por un lado juzgan a menudo lo que haces, cómo lo haces y por qué lo haces. Te transmiten desde su falsa seguridad, que aquello no está bien y te hacen sentir inferior. Se autoproclaman superiores en la relación con lo cual uno adopta el papel del que está por debajo automáticamente. Pueden criticarte tu manera de hablar, tu tono de voz, tu acento, la ropa que eliges en cada ocasión o los amigos/as con quienes has quedado. Pueden juzgar tu manera de trabajar y te dicen siempre cómo tienes que hacer las cosas. El otro, al escuchar constantemente este tipo de mensajes, se siente cada vez más pequeño, menos capaz de valerse por sí mismo, más inútil, torpe y poco válido, y eso a su vez, lo lleva a sentir que necesita cada vez más al otro para que le indique cuál es el camino acertado.  En definitiva, la autoestima queda borrada así como cualquier recuerdo de éxito alcanzado.

–           Personas silenciosas. Este grupo sería el de aquellos que cuando se sienten mal por algún hecho ocurrido, no lo expresan contigo sino que optan por quedárselo dentro. Tienen serios problemas para expresarlo y compartirlo, y lo van analizando una y otra vez en su cabeza, para sí mismos. De ésta manera, lo que hacen es no salir del punto en el que están atascados. Necesitan otros puntos de vista, un nuevo ángulo de visión desde el que observar su situación pero al no permitírselo, se quedan ahí enfrascados. El otro, sufre mucho porque le ven mal y no consiguen que exprese lo que le ocurre. A menudo la pareja cree que ha hecho algo mal o que por su culpa está así aunque puede que no sea el caso. En estas situaciones, lo que acaba ocurriendo, es que un buen día, por un detalle de lo más tonto, explotan. Y explotan de una manera muy tóxica porque lo hacen con reproches de cosas que pasaron hace mucho tiempo y de las que ni siquiera éramos conscientes (puesto que nunca lo dijo en su momento). Cuando esto ocurre, la persona que está a su lado puede que sufra un golpe tan fuerte y una herida tan profunda que la relación ya nunca vuelva a ser la misma.  Siempre hay un punto de inflexión cuando se dan episodios como este, siempre nos acordamos de “esa vez”.

–          Personas víctimas. El grupo de las víctimas es también muy frecuente y poco agradable cuando convivimos con ellos. Son personas que siempre se están quejando, que lo ven todo negativo y parece que incluso les guste vivir con ese papel. Es su manera de obtener la atención del otro, pero también consiguen ir perdiendo por completo su interés. Uno se cansa de estar al lado de una víctima, de no ver salida a ninguna dificultad de la vida y que no disfrutan con las sorpresas agradables que también les suceden.

¿PUEDEN DEJAR DE SER TÓXICAS?

Ésta es la gran pregunta que todo el mundo se hace. La respuesta es que todos podemos cambiar siempre que:

1-      Tengamos conciencia de que hay algo en nosotros que no es funcional, que nos perjudica.

2-      Tengamos un deseo real de hacer lo que haga falta para conseguir ese cambio

3-      Pasemos a la acción y nos comprometamos hasta lograrlo.

12 Comments

  1. Montse Bel. dice:

    Efectivamente, esto se puede dar en la pareja, pero tambien en la infancia, con una madre , lo cual hace que te vuelvas vulnerable para siempre y que debas hacer un ejercicio constante para conseguir mantener tu identidad A pesar de ser ya desde hace tiempo una persona adulta. El sentimiento de culpabilidad y la inseguridad no se acaban de superar nunca. Lo mejor de todo es esforzarse en no ser tu igual. Un abrazo Silvia y como siempre gracias.

  2. Paranoico dice:

    Si, yo me quedo en mi caso, con el primer grupo, los que continuamente te están juzgando. Hasta tal punto de no atreverme a mover un dedo sin antes consultarselo. Recuerdo una vez, que llamé a mis suegros informándoles que les iba a ver en las próximas semanas y cuando mi marido se enteró, hasta ahí me puso pegas: que no tenia que haberlo hecho, porque asi ellos no podrian hacer planes, etc…. Pero Dios mío!! Que no es tan complicado! Sólo les dije que antes que terminára el mes de agosto tenia pensado ir a verles!!! Eso fue todo!! Y él hasta me lo reprochó…

    Luego, nunca le gustó mi manera de hablar, que hablo muy rápido, que soy muy impaciente, aunque nunca empleába ése adjetivo, el suyo era, “ansiosa” siempre me llamába ansiosa porque queria hacer las cosas cuanto antes… También se quejába porque le hacía varias preguntas a la vez, por ejemplo, “vas a ir a tal,sitio? vas a llevar el coche? O vas en metro? Y cuando volverás?” Éso le sacába de quicio! E fin, nunca estába agusto!

    Un dia tampoco le gustó que no le sirviera su pieza de pescado, me equivoqué ynsin querer le serví otra… Me puso una cara de asco que me llamó la atención….

    Gracias,

  3. Muka dice:

    Hola Silvia,
    Muy buen artículo.
    Creo que en el fondo soy una persona tóxica de la categoría persona silenciosa) porque me guardaba las cosas para mi, y nunca se las comentaba a mi pareja, un día el vio un documento que tenía en el ordenador y donde yo escribía sobre cosas de nuestra relación, que me hacían sentir mal y él rompió la relación.
    Desde entonces siento mucha culpa, por eso, pero creo qeu el sobrerreaccionó porque no eran cosas tan graves y él solo valoró eso, no valoró todo lo qeu yo era para él, mi dedicación, mi amor y cariño y el tiempo que llevabamos juntos.
    Solo fue capaz de ver eso.
    yo sé que cometí un gran error guardandome las cosas y no explicándoselas pero él hasta canceló la boda a tres meses del día de celebración. yo lo hacía así pq me desahogaba y así me evitaba tener que decírselo.
    Gran error
    Cómo puede afectar algo tanto?
    No sé como enmendarlo.
    Qué solución propondrías?

  4. Moncho dice:

    Creo que todos en algún momento hemos sido tóxicos, el tema quizás pase por sí ha sido algo eventual o es una actitud, una forma de vida

  5. Eva dice:

    Yo conozco y he sufrido a alguna persona tóxica (como creo que casi todo el mundo) .
    Del tipo “silencioso” y del tipo “juez” … sencillamente te minan, minan tu seguridad, tu autoestima… con ayuda… puedes reforzarte y puedes volver a sentirte querida por la persona más importante de tu vida… TÚ MISM@.
    Y después … no tolerar que nadie traspase tus límites.
    Gracias por tu ayuda 🙂

  6. nuria dice:

    La primera persona tóxica que recuerdo en mi vida fue mi abuela materna. Insistía en que yo (con menos de 7 años) era mala y eso me torturaba sobremanera. Después mi madre, juzgándome por todo. Inclusive cuando un vecino (un señor mayor padre de una amiga de mi madre, ciego y en silla de ruedas) me manoseó y ultrajó con menos de 10 años, recuerdo que mi madre solo le preocupaba que si se lo contaba a su amiga vaya disgusto que se llevaría…
    Total, que con ese sentimiento de culpabilidad (por ser mala, por provocar a un pederasta,por tener mal carácter,..) a cuestas he tolerado situaciones y he acumulado un vacío interior y una sensación de soledad constante a pesar de estar “felizmente casada” con un hombre que, con el tiempo, ha ido moderando su carácter pero que durante muchos años me ha maltratado verbalmente en privado (como no)a pesar según él de su adoración por mi. Mi triunfo es una hija maravillosa, sabia y amoroso a la que procuro potenciar toda su fuerza interior que es mucha y a la que espero no decepcionar nunca

  7. Erik Satie dice:

    Este es el texto modificado del anterior que tenía errores.

    Hola. Me defino como una persona tóxica hacia mí mismo. Por eso estoy escribiendo aquí. Me siento mal al ser así y no sé cómo poner solución a algo que poco a poco, siento que me va minando mi estado de ánimo. Tanto es así que creo que este estado emocional está afectando a mi sistema inmunológico. La cuestión es que tengo un problema con la familia de mi mujer. Ellos, me tratan bien y tienen una actitud positiva hacia mí, pero su forma de ser me hace ( incomprensiblemente) daño. Sobre todo mi suegro.
    Yo soy una persona a quién no le gusta presumir de sus logros y éxitos personales y profesionales. De hecho, si alguien a mi alrededor hace referencia a algo bueno conseguido por mí me suelo sentir incómodo. La cuestión es que mi suegro tiene como a su hojito derecho a su hijo. A mi mujer no le tiene al mismo nivel de consideración. Constantemente está exaltando las virtudes de mi cuñado como si los demás fuésemos mindundis o algo parecido. Lo que hace su hijo, sea lo que sea, es la repera; por simple que sea. Y la verdad esa actitud con mi mujer nunca la he visto. Lo mismo sucede con mi hijo y el hijo de mi cuñado. A mi sobrino lo tiene en un pedestal, y a mi hijo, aunque le tratan con cariño, le veo en otro estatus emotivo. Este tipo de situaciones se repiten fin de semana tras fin de semana, convirtiendo mis sábados de descanso laboral en un autentico calvario. Esta situación me la como con papas porque soy incapaz de decir nada. Me lo como y ya está. Pero siento que me pudro por dentro. No sé cómo gestionar esto. No quiero herir a nadie. Estos temas también los he hablado con mi mujer, pero claro, es su familia y uno no puede expresarse como le gustaría.
    Esta gente tiene una tendencia horrible a estar siempre comparándose, de manera que he aprendido ahora a estar comparándome. Sobre todo con mi cuñado. Mi suegro siempre hace referencias comparativas a elementos materiales. Siempre. Parece que es lo que único que le hace feliz. Yo una vez aprendido a esto, y objetivamente, materialmente hablando, me va mejor que a mí cuñado. Lo que ocurre es que soy menos ostentoso. Pero claro, para mi suegro, el puto crak es su hijo. Entonces se me queda cara de tonto y la frustración acumulada en mí, mi sentimiento hacia mi mujer y mi hijo, con respecto al resultado de ser comparados, aunque a veces no directamente, en valores emocionales y materiales. Y todo eso va, desde hace tiempo, por dentro.
    Por favor, necesito algún consejo. Algo a qué agarrarme para gestionar estos sentimientos.

    Gracias de antemano.

    • Carmen dice:

      Y si algún día se lo haces ver a tu suegro? Hablalo con tu mújer… pero también con él. Y sino cambia….vacaciones de visitas obligadas.

  8. Anonymo dice:

    Yo en mi vida la unica persona toxica que tengo es mi abuela materna. Me juzga, me hace sentir mal, todo lo quiere saber, y se hace mucho la victima. El año pasado estuvimos meses sin vernos ni hablar y por circunstancias volvimos a hablar pero he visto que no ha cambiado, sigue siendo asfixiante y controladora y no puedo mas ya. No vivo con ella por suerte. No quiero saber nada mas porque para meter mierda y sentirme yo mal paso.

  9. Julia dice:

    Hola, la verdad que me ha costado mucho darme cuenta de que yo no tenía ningún problema y conseguir quererme a mi misma y levantarme y decir: HASTA AQUÍ, DEJAD DE REÍROS DE MI. Mi autoestima acabo totalmente deteriorada por el maltrato que he recibido de todas las personas toxicas que me han pisoteado en la vida. Todavía no sé como lidiar con ellas…pero de verdad, han llegado a someterme, a conseguir lo que querían a través de mi e incluso he llegado a volverme loca creyendo sus mentiras que en el fondo sabía que eran mentiras… no se si por lastima por ellas o porque sentía que debía ayudarlas y no fallarlas. El caso es que ya me estoy mosqueando… a lo largo de mi vida recuerdo que hayan pasado como 3 personas tóxicas que me han marcado psicologicamente, llegandome a aislar de mi grupo de amigos y dejarme sola malmetiendo contra mi e inventandose historias totalmente falsas sobre mi, han llegado a conseguir que me odie a mi misma, que creyera que era la peor persona del mundo, que tenia algun problema psicológico o que estaba completamente loca…curioso, porque los locos eran ellos. Una de esas personas, que fue la que más me marcó cuando tenia 16 años, se vino conmigo y con mis padres a la playa. Mis padres la trataban como a una segunda hija, y debe ser que se aburrió o lo que fuera, o que no ligo lo suficiente y se invento que estaba enferma gritando y de todo (se notaba que era mentira), al final acabo volviendo a su casa. Cuando llego fue contando que mi padre iba en calzoncillos tirando el pescado por toda la casa y que yo la dejaba sola todas las noches porque me iba con todos los chicos de la playa. ALUCINANTE… y más que podría contar, y no solo de ella, de otras personas que me han jodido bastante. Ahora, estoy en la universidad, empecé llena de esperanzas porque tenía la oportunidad de comenzar de cero y conocer a gente “normal”, pero no…debe ser que soy un imán de gente tóxica. He conocido a una chica, con la que empecé igual que con las demás, una relación intensa, de uña y carne…la cosa empezó a cantearse cuando ésta persona me exigía constantemente y si no se lo daba me llamaba mala persona, mala amiga y ese tipo de cosas, consiguiendo al final lo que quería y haciéndome sentir mal a mi y consiguiendo que yo pidiera perdón.La última bronca ha sido hace poco, y la he bloqueado y no he querido saber nada de ella…cuando de repente ha aparecido otra, WALA! por arte de magia! ésta persona a la que me tomo el lujo de diagnosticarla : “perfecta cabrona tóxica”, salió conmigo y con otros amigos en Halloween. Yo discutí con una chica de por allí que iba muy borracha, pero vamos, cuatro voces y seguimos cada una nuestro camino, en realidad fue una tontería que cualquier persona al día siguiente recordaría riéndose. Pues ella va diciendo que me pegué con ella, me puse super violenta y no había nadie que pudiera separarme de la pelea… jajajajjajajaja. Yo ya me lo tomo con humor, menos mal que hay gente que estaba ahí y que lo puede desmentir. En fin, buenas noches y suerte a las víctimas y que os den a los abusadores, envidiosos y sin amor propio… la gente feliz no habla mal de los demás, se ocupa de su vida y se alegra por la felicidad ajena.
    VIVIR Y DEJAD VIVIR.

  10. Anonimo dice:

    Estoy hasta las narices de la gente que hace sentir inferior y entiendo que me tengas que corregir y que sepas acerca de x cosa pero es necesario le neurotica necesidad de decir no esque x personaje sale en x pelicula en el año noseque A AMI QUE ME IMPORTA HACE FALTA SABERSE DE MANERA IDIETECICA ALGO COMO UNA PRODUCCIÓN no se lo pero me ponen de los nervios oye y ya si estamos delante de personas y me deje en entredicho porque a lo mejor cofunda algo y el/ella lo diga con rentintin como dejandote caer lo inutil que eres y un largo etc que si sabes de lo que hablo me haces un favor porque dime tu a mi que necesidad tienes de ridiculizar al otro… no se son cosas que me hacen ponerme furioso y siempre con esta gente he acabado mal ya sea en internet y ya sea en la vida real son como que muy seguros y como que muy repelentes y aprecio su franqueza pero esque se dan unas cofianzas….

  11. paula dice:

    Buenos días. Hace dos años que me divorcié porque mi exmarido me dejó por una de 20 años menos. Tengo dos hijos ahora adolescentes. Me he vuelto a casar con una persona que en principio parecía maravillosa, me adoraba, besaba el suelo que piso, pero poco a poco ha empezado a inmiscuirse totalmente en la educación de mis hijos. Nada de lo que hago le parece correcto, opina absolutamente de todo, si les doy o no paga, si dijo tal cosa y no le castigué, que por qué tengo que ayudarles a estudiar, que lo hagan ellos, que no la rascan, que no le gusta como visten, que soy demasiado cariñosa con ellos, que vayan andando al colegio, que no le gustan sus amistades, cada cosa que hago le pida ayuda o no, me va a dar su opinión siempre negativa, y me hace daño continuamente, me habla mal de mis hijos y a veces incluso con desprecio. Este verano estuvimos de vacaciones con mis hijos y los suyos y estuvo dos días sin hablarnos a ninguno. Sus hijos por supuesto son ejemplares. Estoy bastante deprimida, me hace muchísimo daño y creo que su lugar no es dirigir nuestra vida. A sus hijos solo los ve en vacaciones porque viven en otra ciudad. Ahora mismo estamos enfadados y me ha bloqueado el teléfono y cambiado la foto de facebook. El enfado ha sido porque no reñí a mi hija por dejar un cuenco de pipas en la mesa, le he dicho que ya está bien, y se enfadó. También consigue que ante la tensión de que me reproche algo, les hable mal a mis hijos. Gracias

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X