Mujeres malqueridas – Hombres malqueridos (dependencia emocional)
12 julio, 2015
El miedo a quedarte solo/a – dependencia emocional –
30 agosto, 2015
Show all

En este post os quiero hablar de un perfil más habitual de lo que imaginamos. Es la historia de Rocío, aunque podría ser la de muchísimas otras mujeres y también de algunos hombres.

Rocío estaba felizmente casada con su marido Vicente. Se conocieron en un cásting en el que buscaban actores para un musical que se estrenaría en unos meses. Los dos eran actores y el trabajo era su pasión, por lo que tenían mucho en común.

Conectaron en seguida y a los pocos días se convirtieron en pareja. Ella se mudó al piso de él y así empezaron su relación. Cuando llevaban poco más de un año, una amiga común le dijo que quería hablar con ella. Le explicó que Vicente había empezado a hablar con ella a través de Facebook con insinuaciones directas que la hacían sentir muy incómoda. Quería saber si ellos dos aún estaban juntos porque aquello no le gustaba en absoluto.

A Rocío se le vino el mundo encima y por supuesto su autoestima se hizo añicos. No lo podía creer. Sentía una mezcla de rabia, ganas de llorar y una profunda decepción. Algo se rompió en su interior. No obstante, decidió pedirle alguna explicación a Vicente, y él reaccionó de lo más normal, negándolo todo y explicándole que era esa amiga estaba enamorada de él y como él no le hacía caso se había inventado aquello para separarles.

En fin, una excusa muy común, ¿verdad?

La cuestión es que Rocío decidió creerle porque no se imaginaba seguir sin él y siempre le decía que la quería tanto.

Pasaron tres o cuatro meses y él empezó en un musical nuevo, también con muchos actores, y como en ese mundo se conocían casi todos, otra chica le explicó una historia similar a la que ya había vivido. ¿De nuevo Vicente estaba actuando así? ¿Flirteando con otras chicas? Esta, sin embargo, le explicó que al principio creyó que él no tenía pareja e incluso quedaron un día para tener sexo Él le explicó que tenía pareja pero que eso no era ningún problema para él, que no tuviera miedo y que se dejara llevar sin usar tanto la razón. Después, la chica se enteró de la existencia de Rocío y se sintió muy mal por lo que quiso quedar con ella y contarle la historia. Más que nada para que supiera con el tipo de persona que estaba.

Rocío ya no pudo más y esa vez ni tan solo intentó hablar con él. Hizo las maletas y se largó. Cuando él se enteró fue tras ella suplicándole que no le dejara, que aquello no era cierto y que lo que había de cierto no tenía ninguna importancia, que no pasaría más…

Sin embargo, Rocío ya tenía suficiente. Se fue y cuando corrió la voz de que le había dejado, empezaron a explicarle otras chicas que había hecho lo mismo con ellas. Las escribía, las seducía, era directo y provocador. Les hablaba de una manera descarada y excitante que muchas no podían esquivar.

Son personas que no buscan nada, sólo el flirteo para ver que pueden manipular a las que quieren y el sexo ya sea a través de las palabras o en encuentros puntuales. No tienen filtro, les va bien cualquier mujer y utilizan frases y argumentos muy parecidos con todas ellas. Son como presas para ellos. Evidentemente se sienten vacíos y tristes y al final, tarde o temprano acaban quedándose solos.

Algunas caen en sus redes y puede que no se den cuenta de que todo es una estrategia. Si se enamoran de la imagen que han creado de él en sus mentes, les costará más cortar esas emociones. Otras los ven venir de lejos y se apartan sin más.

Se a como sea, hay que vigilar con esos “cazadores adictos”. Los hay por todos lados y si un día tenemos la sospecha de que estamos al lado de uno, os aconsejo que olvidéis por completo las segundas oportunidades. Volverán a ello, no hay duda.

5 Comments

  1. Anonimo dice:

    Buenas escribo porque no se donde recurrir me lleve 4 años con mi pareja empezo a cambiar de la noche a la mañana y decidí dejarlo aunque lo quería como a nadie pero tenía dudas de que me engañaba y así fué a los 3 días ya publico su nuevo amor, hace como 2 años que no estamos juntos me enteré de que termino su relación y me volvio esa ilusión que no encontre con nadie durante este tiempo, me preocupa porque lo pase muy mal con él pero me encantaría que volviera estoy hecha un lio. Gracias!

  2. aymar dice:

    puede usted ayudar a una persona que no tiene objetivos,se siente deprimido , ha buscado ayuda con varios terapeutas y ya esta a punto de rendirse

  3. perdida dice:

    Silvia,

    me gustaría tanto que me contestaras… es que estoy sola, me ha pasado algo que ha alterado por completo mi vida, siento que he dejado de ser yo misma y, por más fuerza de voluntad que pongo, no soy capaz de volver a ser yo…
    Mi historia, no es tan especial, pero a mi me ha superado… Conocí a mi marido en la universidad, estamos juntos desde los 19 años, fue mi primer novio “a todos los efectos” y yo para él también. Nos casamos superjóvenes, el verano de acabar la carrera y hemos ido juntos siempre a todas partes, luchado por nuestras metas juntos. Siempre me ha tratado bien y con respeto, como una reina, aunque tiene su carácter, yo también y en ocasiones ha habido una especie de “lucha de poderes” por decidir cosas.
    Una cosa que siempre hemos tenido clara es que queríamos estar juntos, y esto podía afectar a nuestros respectivos objetivos profesionales. En su momento, a mi me empezó a ir muy bien en el trabajo y empecé a ascender, a ganar más dinero, a tener mucho más stress… y casi de forma tácita, decidimos que él dejaría de ascender lo cual implicaba traslados y separaciones…para poder seguir juntos. Hace 6 años tuvimos a nuestro hijo, muy deseado, muy querido…y buscamos a una persona para que nos ayudara en casa y pudiera cuidarlo al volver yo a trabajar. La verdad es que la situación familiar al tener un hijo nos cambió mucho. Los hijos añaden mucha felicidad, pero también mucho stress a la familia… aunque esto nadie te lo explica, y te sientes como un bicho raro desnaturalizado cuando a veces te sientes superada con todo, el trabajo y las nuevas tareas y deberes que implica un hijo. Apenas dos años y medio, después de tener a nuestro hijo, comencé a tener muchos problemas en el trabajo, la multinacional en la que trabajo se vendió y los nuevos propietarios, comenzaron un mobbing importante en mi contra, ahora que lo veo de lejos, estaba claro, mis costes de despido eran muy altos y decidieron que la mejor forma de deshacerse de mi, era forzarme a irme. Pero, mi reacción fue trabajar más, echar más horas, … trataba de entender pq hacían eso conmigo después de haber dado tanto a mi empresa. En fin, lo pasé muy mal, me encerré en mi misma, estaba de fatal humor…realmente, empecé a temer que perdería mi trabajo, y estaba muy preocupada de no poder hacer frente a nuestros gastos… veía deshaucios en la tele y pensaba… eso nos puede pasar a nosotros…y mi marido, en lugar de ayudarme, se empezó a “envenenar” en mi contra… el stress de los primeros meses de la paternidad, esta nueva situación mia en el trabajo…todo se hizo una bola… y empezó a flirtear con la asistenta … y acabó liándose con ella. Yo empecé a notarlo raro, pero en ppio, creí que le pasaba lo que a mi, que estaba preocupado por la situación, por poder vernos en la calle…, luego se me pasó por la mente, que estuviera fijándose en alguien o con alguien, pero tras 22 años juntos en los que nada de eso había pasado nunca, tan pronto pasaba esa idea por mi mente, la descartaba de inmediato…él no es así, pensaba…Las cosas fueron de mal en peor, me trataba muy mal, no podía ni abrir la boca y ya estaba discutiéndome todo… y, ya por fin, de ser superactivo.. dejó de tocarme por completo. Entonces si ya lo tuve claro y un día lo enfrenté y lo descubrí todo… y ahí empezó mi calvario. Él por supuesto, primero lo negó todo, luego dijo que si era él que se había fijado en ella, pero ello lo había rechazado, luego que si solo se habían besado, luego que si solo se habían acostado un par de veces…en fin, que cuanta más información iba yo consiguiendo, más iba admitiendo… la situación no fue, “perdóname cariño” por su parte, la situación fue que yo le rogué que me diera otra oportunidad..él a mi!!! miro hacia atrás y veo que me equivoqué en eso.. el caso es que el me dijo que si, que borrón y cuenta nueva. Y empezamos la cuenta nueva y, cuando todo empezaba a ir mejor, 4 meses después por casualidad descubro una nueva cuenta de correo donde me informo de que seguí con ella, acostándose con ella, diciéndole que “era la que más”…pero, cuando descubrí esa cuenta había un email de mi marido, cortando la relación y diciéndole que se sentía cada vez más cercano a mi y que quería estar conmigo, con nuestro hijo…Esta vez monté un gran escándalo, le dije de todo, y él de rodillas, diciéndome que no le dejara que le diera una oportunidad y me haría la mujer más feliz,… no sé porque pero me sonó sincero, le creí, vi realmente en sus ojos el miedo a perderme…y seguimos juntos, pero al cabo de dos meses, vuelvo a comprobar que sigue en contacto con ella, sólo por correo, ni siquiera se ven, y todos los mensajes que él le envía son cariñosos, pero marcando distancias. Ese día le digo, que se acabó, que no hay más oportunidades, y él desesperado me dice: mira voy a decirte toda la verdad, la relación que tuve con esta chica no fue por tener una aventura, nuestra relación iba mal, yo me sentía que no te importaba, que sólo te centrabas en tú trabajo, en la cama siempre me rechazabas…y un día me dije “tengo 40 años, ¿esta va a ser mi vida de ahora en adelante? no quiero… y con ella, al principio, me gustaba mucho hablar y empecé a fijarme en ella, y llegué a enamorarme por completo. Ahora sé que debería haber hecho las cosas de otra forma, y que tú no te merecías todo esto que he hecho. Yo soy el culpable de todo. Pero todo ha cambiado, te quiero, contigo soy feliz, estoy tranquilo, pero quería cortar con ella suavemente, irla dejando poco a poco, sobre todo porque no quiero que hable…. Esto pasó hace tres años, mi marido ha vuelto a ser el que era, me trata con amor, incluso ha cambiado para mejor en muchos aspectos, trata de empatizar, de ponerse en mi lugar en temas que antes no lo hacía, sé que no ha vuelto a tener ningún contacto con ella ni con nadie… pero algo se ha roto en mi interior… y yo no paso ni 20 minutos seguidos sin pensar en que soy una cornuda, en lo mucho que me humilló, en lo poco que me quiso, en lo poco que significaron nuestros 20 años juntos, nuestro hijo, nuestra familia… que prefirió arriesgarlo todo por alguien con quien, por otro lado, ni siquiera es compatible. Con mi cabeza puedo ver lo mucho que ha cambiado, mejorado… en fin, que si hubiéramos estado así (sin su infidelidad) hubiera sido la felicidad total, pero mi corazón tiene como un freno, no puedo “soltarme” del todo, no puedo verle como le veía antes (en cierta forma, le veo como un extraño) no puedo ser feliz por completo…no puedo confiar en él por completo…y, de verdad que quiero, pero es como si una vez abres los ojos y ves cosas que no te gustan, ese miedo se queda ahí… mis dudas son, alquien que se comporta así, con esa falta de lealtad, es fruto de las circunstancias como él me explicó o es que “es” así? Si en el futuro vienen mal dadas, ¿Qué puedo esperar, su apoyo o su huida? el que ha sido infiel, ¿abre la puerta a volver a serlo?… el hecho es que sólo él y yo, y la tercera persona implicada, conoce todo esto. En su momento, decidí no contárselo a nadie, ni amigos, ni familia…y ahora estoy muy sola y no tengo con quien hablar y que me dé un punto de vista desde fuera. Espero puedas contestarme. Gracias anticipadas.

  4. Sebastián dice:

    Para perdida,

    Hola, leí tu comentario y, si bien no soy Silvia, si quisiera decirte algo.
    Nosotros los hombres buscamos a otras mujeres, en general, o cuando nuestra pareja no nos hace sentir agusto en el hogar, o cuando queremos pasarnos de vivos. Ambos casos indican baja autoestima, el primero orientado hacia dependencia y el segundo orientado hace ser el “agresor” de la relación. Debido a tu trabajo y a los problemas que él mismo te causó, quedaste con muy baja autoestima, tal es el caso que sientes ansiedad de sentirte cornuda. Antes de pensar si el te sigue o no poniendo el cuerno, trabaja en ti, en quien eres y lo maravillosa que puedes ser. Una vez hecho esto, miralo a el, no con los oidos, sino con los ojos. Si en serio está haciendo meritos para salvar el matrimonio, debes tener confianza en el y seguir adelante, pero ahora como una mujer que no e va a volver dejar pisotear; pero, si ves que el sigue dandote mas problemas que alegrias, dejalo sin pensarlo dos veces. El problema no radico en lo que pasó en el pasado, sino en lo que el esta haciendo para demostrarte (con acciones no con palabras) que te ama.

  5. Maria dice:

    Hay tantos “Vicentes” en el mundo… Yo descubrí que el mío era parecido cuando ya estaba ilusionada y metida hasta el fondo. Y es entonces cuando piensas ‘pero era así con las otras, conmigo es diferente’. Cuánto autoengaño entraña esa frase… que ciegas (y ciegos) estamos. Aunque todavía no lo he superado, al menos ahora sé lo que no quiero, y también sé que debo fijarme en los actos y no en las palabras. Y aún sabiéndolo… ¿por qué cuesta tanto?
    Gracias Silvia de todo corazón. Como la mayoría, llegué aquí de rebote, y ahora eres mi guía. Ojalá pudiera pagar para que me enseñarais a subir mi autoestima (nunca pensé que no tuviera, pero después de aguantar, mirar hacia otro lado, ceder ante todo… sé que es así).

conferencia-virtual

CONFERENCIA VIRTUAL

SILVIA CONGOST

‘¿POR QUÉ FRACASAMOS EN EL AMOR?’

20 de octubre a las 19h (*hora española)

¡¡PLAZAS LIMITADAS!!

Inscripciones abiertas
X