¿Cómo enfrentarnos a una ruptura de pareja?

Las 5 conductas predictoras del fracaso de una relación de pareja
13 enero, 2016
¿Cómo saber si estoy en una relación de dependencia emocional?
27 enero, 2016
Show all

No hay duda de que una de las situaciones que más nos asusta es la de quedarnos solos. Enfrentarnos a ese miedo es uno de los objetivos más complejos que tenemos la mayoría de seres humanos. Cuando estamos en una relación de pareja, nos sentimos tranquilos en ese sentido. Estamos acompañados y esto nos da seguridad. Pero, ¿qué sucede ante la amenaza de que dicha relación acabe? ¿Qué vamos a hacer? ¿Seremos capaces de seguir sin la otra persona?

El miedo al abandono lo llevamos en nuestro interior. Somos seres sociales, necesitamos relacionarnos con otros seres humanos para estar bien, pero no hay ninguno de ellos que sea imprescindible en nuestra vida. Cuando en una relación hemos generado dependencia emocional el miedo es aún mayor, hasta el punto de paralizarnos por completo aunque la esa relación sea completamente tóxica. Y si además, el otro decide que quiere poner punto y final entre los dos, el mundo se nos viene encima.

En la ruptura de una relación, igual que sucede cuando nos enfrentamos a cualquier otra pérdida en nuestra vida, debemos atravesar un proceso de duelo para llegar a curarnos, liberarnos y aprender lo necesario para ponerlo en nuestra mochila y que nos ayude en la siguiente relación de pareja.

Atravesar correctamente estas etapas del duelo, sin quedar atascados en ninguna de ellas, es imprescindible.

Etapas del duelo, tras una separación: 

  1. NEGACIÓN: En esta etapa inicial, tendemos a negar que aquello ha sucedido. Hacemos como si no hubiera pasado porque nos choca tanto que pensamos que no puede ser verdad. Creemos que en cualquier momento todo volverá a la normalidad, que no puede haber acabado. Si además en la relación hay dependencia emocional, aún será más fácil que nos agarremos a la mínima esperanza que el otro nos deje.
  2. RABIA: Enfado hacia el otro, hacia la vida, hacia uno mismo. Es necesario conectar con esta etapa para despegarnos un poco de lo que ocurrió. No debemos quedarnos demasiado tiempo en ella, pero la rabia es positiva, especialmente cuando hay dependencia emocional porque nos ayuda a alejarnos y ver la relación desde una nueva perspectiva.
  3. TRISTEZA: Después de la rabia viene el bajón emocional. Es importante también permitirnos conectar con la tristeza, la pena, el vacío, la soledad. Abrazarnos y sentir esas emociones bajo nuestra piel. Etapa de recogimiento y compasión hacia uno mismo.
  4. ACEPTACIÓN: Esta es la última etapa, la que nos libera y nos permite volver a volar. Mirar hacia delante y fijar nuevos objetivos, percibir la belleza e interactuar con nuevas personas que aportarán nuevas vivencias a nuestros días. Cuando logramos aceptarlo, ya estamos preparados para tener una nueva relación de pareja.

Este es el tema del que hablamos en la entrevista del pasado Martes en el programa de televisión A punto con la 2  (RTVE). Aquí tenéis os dejo el vídeo y espero que os ayude y os sea útil en vuestro proceso.

[yikes-mailchimp form=”1″ submit=”Submit”]

2 Comments

  1. Daniela32 dice:

    Hola Silvia,

    Te vi hace un año en la presentación de tu libro en Madrid, y ahora que mi pareja me ha dejado y busco cosas para sentirme mejor, me has salido mucho en internet y me ha ayudado leerte. Hace 2 semanas que me dejo, duramos apenas 5 meses, pero después de 3 años de no querer involucrarme con nadie, puse todo en este chico que parecía tan bueno… Íbamos muy bien, cabe mencionar que vivimos en países diferentes, y que he tenido más de 3 relaciones de larga distancia y cuando digo larga es de un continente a otro, idiomas diferentes, religiones y todo diferente… Pero esto iba muy bien, estábamos muy bien, el estaba en clases para hablar mi idioma, venía a verme, me escribía diario, me tenía regalos, me decía que me amaba. Yo la estoy pasando mal en donde estoy y he pensado en mudarme a otro país lejos, y al plantear la idea el me dijo muy insistentemente que me fuera a vivir con el. Cuando le dije que lo haría., cuando ya lleváramos un año juntos, y empece a investigar trámites… A la semana me dijo que siempre no, que era demasiado rápido y que sí teníamos diferencias de lejos la vida sería terrible de cerca…. Una semana antes me decía que me amaba y quería estar conmigo todos los días. Yo lo entendí, acepte que el miedo puede ser normal, y mejor no apresurarlo, pero me dijo que ese miedo era a que yo iba a quitarle su vida, y el iba a tener que resolverme todo en su país y que nunca más Vería a sus amigos… A ver que soy celosa si, pero jamás hubo problemas por eso, jamás pensaría en aislarlo ni lo hice total que al decirle que yo necesitaba decidir pronto a donde me iría … El prefirió terminar conmigo. Ni de cerca ni de más lejos… Y terminó conmigo diciéndome que sintió que había dejado de quererme y extrañarme, y estaba cansado del esfuerzo que implicaba la distancia y el idioma… Y 2 semanas antes bajando me el cielo y las estrellas? De verdad puedes dejar de querer a alguien en 2 semanas??? Qué paso? Creo qué el chico tiene miedo al compromiso y a salir de casa de la familia, pero eso en verdad puede motivar a alguien a dejar a alguien a quien según quería tanto??? La verdad, me esta doliendo y costando más que 4 de las 7 rupturas que llevo en mi vida… Aunque esta clarísimo en tu blog, simplemente no me quiere. Ves esto comúnmente? Qué me aconsejas para aceptarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X