El amor y los grupos de autoestima
14 noviembre, 2017
El caso de María
22 diciembre, 2017
Show all

Noelia, por fin despertó

Noelia se despertó de golpe. Eran las 3 de la madrugada y sentía unas fuertes palpitaciones que le amartillaban el pecho, como si fueran a perforarlo. Estaba sudando y miró a Martin, que seguía durmiendo a su lado. No podía más y empezó a llorar desconsoladamente. Sentía que su llanto nacía en lo más profundo de sus entrañas, sentía como le estrangulaba el estómago, los pulmones, el esófago…sentía que no podía aguantar más aquella situación. Pero por otro lado… ¿Qué hacer? ¿Cómo salir de esa terrible y oscura encrucijada, de ese laberinto del terror en el que desde hacía tantos meses (quizá años) estaba atrapada?

Se levantó de la cama, cogió su portátil y se fue al comedor. Sentada en el sofá sobre sus pies, tenía un objetivo firme en su mente: saber qué le estaba pasando, encontrar alguien que pudiera ayudarla, un “algo” a lo que agarrarse, un poco de aliento, de esperanza, de luz….

Noelia me explicó que fue en ese momento cuando encontró mi web, entro en el blog, y perdió la noción del tiempo cuando empezó a leer artículos que, según ella, “describían su propia vida y lo que le estaba sucediendo”.

Ella era feliz en su matrimonio, con sus hijos, con la familia que había construido. Se sentía feliz cuando Rafael irrumpió en su vida como un látigo que golpea con fuerza asegurándose de que llega hasta el fondo.

Empezó acercándose sigilosamente, con excusas sobre el trabajo, haciéndose el interesado en ella y en su bienestar y seguidamente con palabras bonitas, complacientes, de las que a todos nos gusta escuchar y que no escuchamos muy a menudo. “Qué guapa que estás”, “Que bonito te queda este jersey”, “Es que me encanta hablar contigo”, “Contigo siento que me entiendo, se me pasan las horas volando” …

Noelia sin darse cuenta estaba siendo víctima de una especie de enamoramiento inducido. Él le confesó que se había enamorado de ella y allí ya no se pudo resistir y ella también le confesó que sentía lo mismo. ¡Qué bello es sentirse enamorado!!!

Ella se iba implicando más. Nunca pasó nada físico porque él estaba casado y ella también, aunque ella ya se planteaba dejar a Martin ya que lo que sentía era demasiado fuerte como para poder controlarlo. No obstante, pasados casi 10 meses de ese idilio a escondidas, cuando Rafael fue consciente de las intenciones de Noelia, se apresuró en hacerle saber que él no podía dejar a su mujer….por sus hijos. La excusa perfecta de la persona cobarde que solo busca un pasatiempo que le haga olvidarse de lo patética que es la relación de pareja que mantiene y de la que no tiene agallas de alejarse. Los hijos…pobres los hijos. Ellos, siempre inocentes, son víctimas de un máster en desamor enfermizo, con asignaturas obligatorias de dependencia emocional. Eso mismo van a reproducir el día de mañana porque quedarán fuertemente programados para ello..

No obstante, al tiempo de expresarle a Noelia que no “podía” (una manera más elegante de decir que no “quería”) separarse ahora, le suplicó que no dejaran de ser “amigos” para así retenerla en ese vínculo tan destructivo porque a él le convenía. Él la escribía a todas horas, por la mañana, por la noche, le exigía explicaciones, lo que había hecho, lo que pensaba hacer. Si ella intentaba alejarse no se lo permitía con un simple numerito de hacerse la víctima, el pobrecito que no podía imaginarse estar sin ella cerca, debido al gran amor que sentía hacia ella. ¿¿¿Amor????

Solo la utilizaba para desahogarse de su mísera vida. Solo le hablaba mal de su mujer, de su vida, de sus obligaciones, como una oveja pusilánime que no hace nada más que quejarse y quejarse sin tener la más mínima intención de hacer nada para cambiar aquella situación. Ella estaba totalmente manipulada. Con todo ese proceso, perdió 9 kilos (que no le sobraban por ningún lado), tuvo cinco ataques de ansiedad y su matrimonio empezó a resentirse.

Martin le preguntaba si había alguien más, pero ella no era capaz de explicarle lo que le ocurría. Tenía demasiado miedo a perderle. No podía cortar aquello con Rafael, pero era consciente de que siempre había sido feliz con Martin. No sabía cómo salir de allí. Y fue esa noche al despertarse y decidir buscar ayuda cuando encontró la respuesta. Al verse reflejada y totalmente descrita en ese artículo que yo había publicado hacía unos meses en mi blog, supo que padecía dependencia emocional. Apenas le quedaba autoestima, por no hablar de su dignidad, pero algo en ella la empujaba a buscar ese aliento de vida, esa esperanza en que aquella pesadilla escondía alguna salida.

Sufrió mucho. Las primeras sesiones las destinamos a fortalecer su autoestima, a que recuperara poco a poco la conciencia de lo que le había ocurrido. Todas sus frases empezaban por “Es que él dice…” y yo no me cansaba de decirle que no me interesaba lo más mínimo lo que él dijera. Me interesaba que se diera cuenta de lo que él hacía. Ya sabéis mi lema, tápate los oídos y mira, solo sus actos le expresaban lo que ocurría y cuáles eran sus intenciones.

Tras fortalecerse logró pedir un cambio en el trabajo que implicaba no verle tanto y al final, lo bloqueó un día desde la consulta. Se sintió muy feliz al hacerlo, Se daba cuenta de que poco a poco, estaba recuperando su poder, estaba tomando sus decisiones y empezaba a escuchar su propia voz. Ya no quería más de eso, de esa relación falsa, manipulada y absurdamente esperanzadora. Se soltó sin mirar atrás ni hacia los lados. Se soltó porque estaba cansada de mentiras, de autoengaños, de idealizaciones mentales, de sentirse culpable, perdida y vacía. Se soltó porque quería encontrarse, abrazarse, perdonarse. Se soltó, y al soltarse se desprendió de todas las lágrimas, de toda la angustia, de todas las mentiras, de toda esa inerte oscuridad.

No sabía qué pasaría con Martin, quien a pesar de todo, seguía a su lado. Pero pasara lo que pasara, se había recuperado a sí misma. Noelia volvía a reír, a sentir alegría, a ilusionarse, volvía a ver colores a su alrededor. Colores que se habían impuesto encima de ese gris oscuro que poblaba su vida debido a una historia que sin duda no se iba a repetir.

Y por fin ese último día, cuando Noelia entró en mi despacho, volvía a brillar.

7 Comments

  1. Marta dice:

    Hola Silvia! Magnífico post. ¿Cuántas veces se mantiene ese tonteo, esa especie de sucedáneo de relación, sólo por soledad o aburrimiento? Qué egoísta quien juega mientras la otra parte sigue esperanzada. Quien pretende “Seguir jugando” para no concretar pero mantener su ego bien alto y poder sentirse deseado por alguien. En el fondo me da lástima: pobre vida la suya si necesita esos entretenimientos. Absolutamente de acuerdo en que debemos fijarnos en lo que se hace y no en lo que se dice.
    Una vez leí que si un tonteo se prolonga demasiado es que no va a pasar de ser sólo eso. Y que si nuestro “amor” se muestra indeciso, esquivo o poco dispuesto a concretar nuestro problema no es su indecisión sino la nuestra. Es duro y difícil pero a veces hay que plantarse y no esperar más.
    Un abrazo y gracias por tu blog

  2. Elsa dice:

    Que cierto eso. Que limite de tiempo puede tener un tonteo?
    Como se comienza a subir la autoestima?

  3. Mara dice:

    Cuando llevas años siendo invisible, eres blanco fácil para un depredador en serie. Como puedes imaginar que alguien te dedique tanto tiempo, atención y halagos sólo para entretenerse o reforzar su autoestima.
    Todas las personas, libros etc. Te dicen que no importa lo que el otro diga, que pongas el foco en ti; pero hasta que no lo he entendido no lo he podido superar

  4. Paula dice:

    Hola a todos, quería compartir y pedir consejo sobre una situación que estoy viviendo, tengo 19 años y estoy en una relación (a distancia. Yo en Toledo, él en Albacete) en la que acabo de cumplir 1 año, y la verdad lo estoy pasando muy mal, se ha convertido en una constante discusión, todo lo que hago sea lo que sea me cuestiona, hasta tal punto de que quiere decirme que hacer y sino hago lo que el quiere, me dice que todo se acaba, que nunca hago nada por él, que siempre está mal por mi culpa… Yo no paró de llorar, y no puedo más. Pero tengo un vínculo tan fuerte con él que no soy capaz de romper la relación, mis amigos me aconsejan, me piden que abandone porque no merece la pena; y una parte de mi quiere hacerlo, pero siento mucho amor hacia él y no sé que hacer.
    Lo peor es que la situación ha llegado a tal extremo que no quiere que salga ningún sitio, y cuando le digo que entonces tampoco salga él, lo acepta y me dice que vale que el tampoco, y no lo entiendo, no entiendo como alguien puede llegar a tal extremo. Siento que me ahogo y no sé a quien acudir, mis amigos ya están cansados de darme consejos y que no los escuche, y yo misma me siento perdida… Pérdida en un montón de contradicciones a mi misma, en decirme cosas que nunca cumplo y me he perdido en este camino en el que por su parte no hay ninguna confianza en mi y no la ha habido ni desde el principio, en este camino en el cual lo he intentado todo y parece que siempre soy yo quien se equivoca…

  5. María José dice:

    Mi relación de pareja termino hace unos meses debido a que él desarrollo dependencia emocional hacia mi, se habla mucho de los dependientes emocionales y de lo mucho que sufren, pero poco he encontrado sobre lo mucho que sufre la otra parte de la pareja. A mi me hizo sentir un monstruo y a día de hoy y después de haber tenido tratamiento psicológico aún me pregunto si lo soy, soy plenamente consciente de mis errores y meteduras de pata, soy humana tengo defectos y me equivoco como todo el mundo. Me gustaría que cuando se habla de dependencia emocional se hablará también de la otra parte de la pareja, la que no depende pero sufre y mucho con los actos que de la persona que si tiene dependencia emocional. Mi pareja, semanas antes de dejarme, hizo y dijo cosas horribles, sobre mi y sobre su familia.

  6. Griselda dice:

    En la madrugada de hoy. .Se me ha ocurrido buscar en Google. .Algo que me ayude en lo que me esta pasando..Y encontres este blog, no creei que pudiera haber alguien en Internet que entendiera y me diera respuestas a la situación que estoy viviendo. Llevo 19 años de casada y ya hace años no soy feliz,ya no lo amo,me nota rara pero no se como decirle que ya no quiero que sigamos juntos.he leído varios artículos y me han ayudado.gracias

    • Silvia Congost dice:

      Muchas gracias Griselda, me alegro de que los artículos te hayan ayudado. Si te inscribes en mi canal de YouTube, también podrás ver muchos vídeos que te podrán ayudar. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X