No permitas que se ría de ti
5 junio, 2019
Show all

Separación consciente cuando hay hijos

Cuando publiqué mi primer libro Cuando amar demasiado es depender (Ed. Zenit), un periodista de un diario muy importante me hizo una entrevista y puso como titular algo así como, “Cuando nos separamos todos deberíamos ir al psicólogo”. Siempre he sido muy consciente de que jamás dije aquello. Lo que dije fue que, si tras una separación uno de los dos no supera la ruptura, es bueno pedir ayuda para hacer el duelo correctamente y que eso no nos afecte más tiempo del necesario. Yo lo veo muy distinto.

Aun así, cuando pienso en las separaciones que se producen habiendo hijos pequeños, debo confesar que se trata de situaciones mucho más complejas y delicadas a las que debemos prestar una atención mucho más profunda.

Cada vez son más las personas que vienen a realizar algunas sesiones porque por ser sus hijos lo más importante, quieren hacerlo de la mejor manera posible. Y eso me parece que dice mucho de los padres que lo hacen. Está claro que hay casos en los que uno querría pedir asesoramiento y el otro no, pero cualquier información es buena y nos viene bien.

Los resultados de una buena gestión emocional se notan a la larga

Vemos muchas veces que, aunque un padre siempre quiere hacerlo lo mejor posible, por estar atravesando una ruptura (a menudo no deseada) y un proceso de duelo, no lo hace correctamente con sus hijos. A veces hay una clara sobreprotección, otras veces uno actúa desde la víctima delante del niño, otras siente rabia contra el otro progenitor por considerar que no está haciendo las cosas correctamente… Hay situaciones que no son nada fáciles de gestionar y más cuando hay sentimientos y emociones de por medio, y además, teniendo en cuenta que nadie nos ha preparado para esto. Igual que no nos preparan ni nos enseñan a ser padres, no nos preparan para enfrentarnos a una separación con hijos en común y cuando dos padres se separan de forma consciente, buscando siempre lo mejor para el hijo, los resultados a la larga se notan claramente.

Una separación de los padres no tiene por qué ser un trauma de por vida para el niño. Un trauma se produce cuando hay un abandono o una pérdida de uno de los dos, eso sí que requiere de un proceso para asimilarlo y gestionarlo bien por dentro, pero una separación, siempre que esta permita la presencia de ambos por igual en la vida del niño (siempre que no se trate de una persona tóxica o peligrosa para el niño), no le genera ningún trauma.

Por esto, tras todos estos años de experiencia, siempre es recomendable y muy positivo hacer una consulta a un experto para saber si el modo en el que estamos haciendo las cosas, es el mejor para el correcto desarrollo emocional de nuestros hijos tras la separación.

¿CÓMO PODEMOS AYUDARTE?
– Con nuestro método de TERAPIA BREVE: en menos de 10 sesiones conseguirás tus objetivos.

5 Comments

  1. Doris Chávez dice:

    Me gustaría recibir ayuda, estoy en un proceso de divorcio y exactamente mi mayor preocupación son mis hijas de casi 13 y 15 años. Agradecería que se pudieran comunicar conmigo.

  2. Lys dice:

    Deseo ayuda . Vivo en codependenci por años . Tengo un hijo de 13 años. Vivo en México. Como contactarles.

  3. Jessica Martínez dice:

    Mi caso fue lo contrario, deje al papa de mi hija con 8 mese de embarazo, vi la realidad antes de que ella naciera, no eramos compatibles, me fui de la casa a casa de mis padres, al final mi corazonada, mi fuerza y mi fe, tuvieron la razón, muchas amistades me tacharon de rebelde, que no luche, pero no soy victima de nadie. he salido con mi hija adelante, ella actualmente tiene 6 años, es feliz, su padre la busca, la ama, el me dice que ella sera su compañera para salir, viajar, etc., jejejjeje. Aprendí, que tomar la decisión correcta en el tiempo correcto, siempre nos salvara, siempre… el miedo, es lo único que nos paraliza en el tiempo.

  4. Coco dice:

    Ayer por la noche encontré un vídeo de Silvia, y ahí mismo mencionaron el libro «Cuando amar demasiado es depender» rápidamente lo busque y ya lo estoy leyendo, fue un tesoro encontrar este espacio.

  5. ANA dice:

    Llevo más de 3 años separada. Mi ex me dejó por una srta 25 años menor que yo, con quien a la fecha siguen de novios. Tenemos una hija en común, ahora de 11 años, la cual NO quiere conocerla, cruzarla ni saber nada de ella (me refiero a su novia), entiendo a que es por cómo viví yo la separación, que no me fue nada fácil ya que me mudé a la ciudad de mi ex y yo no tengo ni familiares ni amigos acá (en su momento la lleve -a mi hija- a terapia para que pudieran contenerla ya que yo no estaba en condiciones, hasta que pude salir adelante con apoyo psicológico (que hoy sigo manteniendo) y psiquiátrico en su momento. Imposible el contacto 0, ya que, si bien trato en lo posible de no verlo ni hablarle, resulta complicado llevar una buena relación puesto que él participa a su novia de cuanta charla y/o discusión podamos tener y se mete en todo tratando de “llenarle” la cabeza en mi contra y lo peor es que él le da lugar; al margen que mi ex no es una persona que le interese confrontar y charlar las cosas. Trata de eludir toda charla y además es un mentiroso, que no sólo me miente a mi, sino que lo hace (y es lo que me preocupa) con su propia hija. Es un manipulador nato. Hemos dado (digo esto ya que despues de varios años de terapia he podido comprender con muchisimo dolor este tema) con que tiene una personalidad de psicópata narcisista, que tuve dependencia emocional durante los 18 años que duró la relación, y que recién hace unos meses estoy logrando desprenderme (tengo recaídas constantes). Obvio que me suplantó con esta chica de 25 años menor que yo, con mis mismas características (digo suplantó porque encontró en ella lo que potencia en él su psicopatía – Yo ya no le servía más aparentemente- , y encima esta chica no hace otra cosa que dedicarse a hablar mal de mi en el pueblo donde vivimos y hacerme bullying en TODAS las redes sociales, vaya a saber por qué motivo, ya que yo a ella no le hice nada y a lo que mi ex no le pone freno, sino que a mi pesar, la apoya y la fagocita a que li haga. Para mi vivir así, es un infierno, del cual estoy tratando de salir. Pero resulta muy difícil. Yo leo y leo, los consejos que dan los profesionales en el tema, pero para quien lo vive en carne propia, les aseguro que es dificilísimo poder levantar la estima, el amor propio y lograr entablar otra relación. Ojala pueda tener otra oportunidad de poder conocer a alguien (SANO), pero lamentablemente lo veo demasiado distante. Por lo pronto, estoy poniendo toda la energía (que me queda) en rearmarme y quererme, puesto que quedé muy herida. Jamas me imaginé que una relación de codependencia emocional pudiera ser tan DESTRUCTIVA. Escuchando a Silvia, he llegado a la conclusión que ntra pareja jamás funcionó. Pasado los 3 meses de estar juntos, ahí, debimos separarnos. Nunca me di cuenta. Y hoy estoy “pagando” por no haber abierto los ojos a tiempo… y encima con una hija en común. Por supuesto que ella es mi vida entera, y quiero estar bien para que ella también me vea feliz, pero por sobre todo me preocupa que ella NO “copie” mi proceder y el día de mañana busque una pareja psicópata igual que su padre.
    Si tienen algún comentario para brindarme que me ayude a terminar de salir de este agujero negro, bienvenido sea. Gracias!

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X