Ana P.

S.B.
13 julio, 2016
Joan C.
13 julio, 2016
Show all

Ana P.

Cuando Silvia salió en La Contra de La Vanguardia hablando de la dependencia emocional, un buen amigo me pasó el recorte diciéndome: “De buen rollo, ¿eh? Pero creo que a ti te pasa esto. Léelo” Al principio pensé que estaba loco… pero lo leí. Y me sentí identificada con todo, pero especialmente con la situación de “tomé conciencia de que aquello no era lo que yo quería, pero cada vez que me planteaba dejarle me inundaba el pánico”. Yo me estaba replanteando mi relación constantemente. Muchas veces tomaba la decisión interna de “tengo que dejarlo” pero no me atrevía. Muchas veces había hablado con mis amigas de esto. Un par de veces incluso lo había llegado a dejar con mi pareja, pero había vuelto…Me sentía en un callejón sin salida, sabiendo que tenía que dar el paso, pero sin atreverme.
Empecé a leer la web de Silvia, el blog, fui a la presentación de su libro “Cuando amar demasiado es depender”. Lo leí (mejor dicho, lo devoré en dos sentadas), lo subrayé, hice los ejercicios y reflexiones que proponía, lo trabajé…Veía mi relación reflejada en cada situación, en cada frase. Y me “autodiagnostiqué” una dependencia emocional total, un concepto que ni sabía que existía cuando leí su entrevista.

Llamé para ir a su consulta, pero me daban cita al cabo de tres meses. La cogí igualmente y mientras tanto reflexioné y releí su libro pero aun así no me atrevía a dejar la relación. Eran ya 8 años y me daba la sensación de que tanto esfuerzo, tanto ponerme en el lugar del otro, tanto sacrificio… lo iba a tirar por la borda por no aguantar un poco más. Porque, claro, yo estaba convencida de que él iba a cambiar. Incluso pensaba llegar a junto Silvia y plantearle si realmente yo padecía esa dependencia emocional. Pero mientras tanto, gracias a la entrevista, al blog y al libro, lo vi claro y cuando fui a verla, todo lo leído y reflexionado ya me había hecho tomar la decisión de dejar a mi novio. Lo que pasa es que ya lo había dejado otras veces y había vuelto con él, con el pensamiento de que “es que le quiero”. Pero, como bien dice Silvia, no es que le quieras, es que estás enganchada, como el que lo está a cualquier otro tipo de adicción. Así que ya fui a junto ella con mucho adelantado gracias al libro y con la petición de que me ayudase adesengancharme, que me ayudase a no volver con él.

Aun así llegué un poco incrédula, por qué no decirlo, pero nuestros encuentros fueron más que eficaces. En cuatro sesiones bien trabajadas y con unos ejercicios que me tocaron el alma y me hicieron verlo todo muy claro hoy siento que estoy desenganchada. Lo mejor es la sensación que tengo, una especie de convencimiento interior de que no me volverá a pasar. Y sé que podría volver a suceder. Me imagino que muchos podremos recaer pero por lo menos sé que ahora seré capaz de detectar los síntomas, de entenderlo desde el principio y salir pitando. Y si no, sé que siempre puedo volver a llamar a Silvia 🙂

 

Ana P

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X