Carla V

Carlos B
13 julio, 2016
E.S.
13 julio, 2016
Show all

Carla V

Todo empezó hace cinco años. Él decidió emprender un proyecto empresarial propio y la dedicación era absoluta, horas y más horas. Yo esperaba a que acabase de trabajar para hacer cosas juntos, pero los días eran muy largos y yo tenía demasiado tiempo para pensar…¿Esta vida es la que YO quería? No y no!

Toqué fondo, me sentía sola y yo sólo veía que todo giraba alrededor de su nuevo proyecto, las conversaciones conmigo, conversaciones con la familia, amistades…Su proyecto había pasado por delante de todo. Me daba miedo decirle que yo no quería aquella vida, ya que cuando había intentado decirle algún día, él me contestaba que tuviera paciencia, que lo hacía por la familia y que por favor cubriera las tareas domésticas, niños y evidentemente…mi trabajo (totalmente necesario para obtener ingresos familiares), pero yo continuaba pensando que no quería aquello…yo no podía con todo. Y así pasaban los días, meses, años…hasta que un día encontré a Silvia por internet. Empecé a leerla y aunque no estaba en una relación tóxica, si que sabía que tenía que poner límites porque aquella vida yo no la quería, pero tenía miedo a lo que pudiera pasar.

Un día, al despertarme, dije basta, no quería seguir así y fue entonces cuando decidí ocupar mis horas libres con nuevas aficiones. Empecé a estar mejor, a sentirme mejor, pero aún así el miedo me invadía cada vez que quería decirle que no quería aquella vida, porque para él, su proyecto era todo. No me salían las palabras, me quedaba bloqueada, y todo por miedo a lo que pudiera pasar, por miedo a quedarme sola y que no aceptase mi opinión sincera sobre su proyecto. Aquí empezamos dos vida paralelas, yo a lo mío, él a lo suyo y la vida de pareja se esfumaba, faltaba comunicación, los enfados y discusiones eran constantes…

Pasaron casi tres años así, cada vez peor y esto no podía continuar de esta forma. Hasta que decidí llamar a Sílvia.

He de reconocer que era muy reacia a ir al psicólogo/a, pero después de leerla y seguirla durante más de dos años , sin duda, Silvia era la persona a quién quería explicarle mi situación y pedirle ayuda.

Después de explicarle todo, me he dado cuenta que lo que me pasaba era normal. Era normal que me sintiera sola, era normal que sintiera rabia, era normal que estuviera triste, que tuviera miedo, simplemente, todo lo que me pasaba era normal. Sílvia me ha dado las herramientas para superar este miedo a decir las cosas, herramientas para saber lo que quiero, y saber poner mis límites y sobretodo aprender a ir a por lo que me hace sentir bien, pase lo que pase. Nos ha faltado el diálogo, principalmente por mi parte, por miedo.

También me ha enseñado a demostrarle a esa niña que me acompañará siempre, como se deben hacer las cosas y sobre todo a estar dispuesta a aceptar que si se debe acabar la relación pues toca aceptarlo, y la vida sigue y debemos ser felices, no debemos renunciar a nuestra felicidad por el otro. Sinceramente ha sido un éxito para mi y para los dos. He podido expresarme sin miedo, decirle todo lo que quiero y no quiero, él me ha entendido, ha respetado mis sentimientos y yo me siento más segura, he dado un nuevo paso sin miedo y me he encontrado que todo ha mejorado y ahora empezamos juntos de nuevo.

Silvia, eres una gran profesional. Gracias por tu ayuda.

libro-newsletter

Consigue gratis el ebook “Quien te quiere no te hará llorar” Suscribiéndote a mi newsletter:

X